Cantautor

Pedro Guerra: «Siempre he sido un compositor prolífico, pero nunca con la intensidad de ahora»

El cantuator canario actúa este miércoles en el Teatro Lope de Vega presentando sus discos «Arde Estocolmo» y «14 de ciento volando de 14»

Pedro Guerra actúa este miércoles en Sevilla
Pedro Guerra actúa este miércoles en Sevilla - Óscar del Pozo
ANDRÉS GONZÁLEZ-BARBA - @angonzalezbarba - Actualizado: Guardado en:

Pedro Guerra actúa este miércoles en el Teatro Lope de Vega con un concierto que se encuadra dentro de su nueva gira, «Arde y vuela». El nombre no ha sido elegido al azar, ya que este espectáculo sirve a modo de presentación de los dos últimos discos de este cantautor canario, que aparecieron simultánemente el pasado mes de abril, «Arde Estocolmo», con canciones completamente inéditas, y «14 de ciento volando de 14», en donde pone música a unos sonetos de Joaquín Sabina recogidos en su libro «Ciento volando de catorce». En este recital, el público no sólo podrá disfrutar de canciones de estos dos recientes trabajos, sino que también este artista repasará algunos clásicos y temas de su repertorio anterior

El propio Pedro Guerra reconoce, en una entrevista concedida a ABC, que «no es habitual sacar dos discos a la vez». «Decidí que el disco de Sabina fuera un disco colectivo para compatibilizarlo con mi álbum en solitario. En el año 2013 hice un repaso a mi carrera y volqué toda la experiencia acumulada en estos últimos treinta años en estos dos nuevos trabajos. Soy compositor, productor, arreglista e interpreto todos los instrumentos. Siempre como compositor he sido muy prolífico, pero nunca con la intensidad con la que me he entregado ahora».

Respecto a «14 de ciento volando de 14», el cantautor dice que «este proyecto no tuvo la intención de ser un homenaje a Sabina. Nace de un interés mío por ponerle música a sus sonetos». Asimismo, recuerda que en 2011 le puso música a veinte sonetos con un listado de poemas que le facilitó Luis García Montero. Nueve de esos sonetos forman parte del último disco de Miguel Poveda. «A partir de ahí me interesó mucho la forma del soneto. Por eso, pensé en el libro de Sabina “Ciento volando de catorce”». «Al hacer un listado de personas que iban a participar en el trabajo, noté que la predisposición de la gente era inmensa. De ahí que lo que no nació como homenaje al final se convirtió en homenaje, porque todo el mundo admira a Sabina y lo tiene como artista de referencia». Además, Guerra asegura de este disco que «he contado con los mejores», porque en el mismo colaboran artistas de la talla de Ana Belén, Víctor Manuel, Luis Eduardo Aute, Joan Manuel Serrat, Silvio Rodríguez, Jorge Drexler y Fito Cabrales, entre otros muchos.

«La poesía de Sabina baja a la calle y habla el idioma de la gente común»

Sobre la lírica de Sabina, Pedro Guerra comenta que «ha conseguido transmitir una poesía que baja a la calle y que habla el idioma de la gente común de la calle». «En este mundo del soneto se desenvuelve muy bien, porque los sonetos acaban hablando ese lenguaje de la gente común». Además, este cantautor dice que «su universo poético sale de la cuestión encorsetada y académica para demostrar que se puede hacer poesía con el lenguaje de la gente común y con cosas que tienen la gente en común».

Por su parte, «Arde Estocolmo» es «un compendio de todo lo que han sido mis influencias más importantes en los últimos treinta años. Hay mucho de música latinoamericana, mucha “canariedad”. También hay elementos modernos, como loops, secuencias, etc., y un papel muy importante para instrumentos de cuerda, laúdes, etc. El disco funciona como una especie de compendio en donde vuelco la experiencia y el aprendizaje realizado a lo largo de los años.

Respecto al hecho de volver a actuar en Sevilla, Pedro Guerra dice que «para mí es ilusionante». «Comencé a cantar en Sevilla hace muchos años. Hubo unos años en donde no toqué, pero lo retomamos hace unos cuatro o cinco años. En verano actué en La Sala. Siempre he recibido mucho cariño del público sevillano y para mí el Lope de Vega es muy cómodo y muy adecuado para contactar con el público».

Por otra parte, este cantuator dice sentirse muy cómodo alternando conciertos en pequeños escenarios y en teatros y auditorios: «La crisis ha limitado muchos foros de trabajo, pero a la vez ha abierto muchas posibilidades. Se pueden simultanear espacios más grandes con salas más pequeñas, por lo cual se abren nuevos circuitos. Es la cultura en movimiento, sin limitar los espacios. Me gusta tocar igualmente en un teatro que en una sala pequeña y recibir un contacto muy directo del público en lugares como La Sala o el Libertad 8, que acaba de celebrar sus 40 años. También he actuado en La Casa del Burro (la Rioja), un lugar para 60 personas».

Por último, «Arde Estocolmo» está nominado para los Latin Grammys 2016 en la categoría de mejor álbum de cantautor. Estos premios se fallarán este próximo jueves.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios