FESTIVAL DE CINE EUROPEO DE SEVILLA

Olivier Assayas reflexiona sobre «la vida después de la muerte» junto Kristen Stewart

Presentó este viernes en el certamen «Personal Shopper», que compite en la sección oficial y con la que obtuvo el premio al mejor director en la última edición de Cannes

Olivier Assayas
Olivier Assayas - AFP
JESÚS MORILLO - abcdesevilla Sevilla - Actualizado: Guardado en:

La presencia del director francés Olivier Assayas era una de las más esperadas del Festival de Cine Europeo de Sevilla. Su filmografía, que lo ha convertido en un habitual del Festival de Cannes, lo han convertido en uno de los directores referenciales del cine europeo contemporáneo, autor de filmes, por solo citar unos ejemplos, como «Paris Awakens» (1991) -Premio Jean Vigo-, «Clean» (2004) o su serie «Carlos» (2010).

Al festival sevillano ha acudido este viernes a presentar «Personal Shopper», que compite en la sección oficial tras haber conseguido el premio al mejor director en la última edición de Cannes y ello pese a que la película causó cierta polémica y se llevó abucheos por parte de la crítica. El film es el segundo, tras «Viaje a Sils Maria», en el que cuenta con Kristen Stewart, actriz que saltó a la fama por la serie de películas adolescentes «Crepúsculo».

Assayas explicó que se decidió a trabajar con ella porque pensaba que «su forma de trabajar me puede aportar algo» y podía ser «estimulante», mientras que «yo podía darle a ella un nuevo espacio». «Cuando trabajo con actores conocidos ellos nos aportan su talento y experiencia», señaló el director francés y añadió que «en el fondo es qué podemos darles en calidad de directores y ellos nos dan el espacio, el tiempo y la libertad».

La relación con la actriz estadounidense la enmarcó Assayas en el «lenguaje internacional» que propone el mundo del cine. En ese sentido, recordó cómo afectó a su trabajo «conocer a directores de Taiwán, con los que tenía más cosas en común que con los directores franceses de mi generación. La internacionalidad del cine nos permitía hablar con otras culturas del cine y es muy poderoso».

Junto a Stewart, el director francés aborda en «Personal Shopper» la relación que se establece entre los vivos y los muertos a través de la vida de una joven estadounidense que trabaja en París como «personal shopper» de una celebridad. Este empleo, permite a la protagonista vivir en una ciudad donde espera recibir una señal del más allá de su hermano gemelo recientemente fallecido. A partir de ahí, Assayas trenza una trama donde se dan cita el espiritismo y lo sobrenatural.

La película aborda la relación, en opinión del director, con los muertos, que «es bastante conflictiva en todas las sociedades. Hoy no sabemos muy bien qué hacer con la vida después de la muerte», pese a que las personas fallecidas sigan «viviendo en nosotros» y sean «parte esencial de nuestra vida». En ese sentido, añadió que «no quería hablar de la muerte en términos abstractos, sino concretos».

De esta forma, en la película confluyen el terror, el «thriller», los fantasmas, el espiritismo y las referencias, en este último campo, a las experiencias con el más allá que mantuvieron el escritor Víctor Hugo y la pintora Hilma af Klint, precursora del arte abstracto.

Assayas relató que el escritor francés no relacionaba estas prácticas con la magia, sino con la fotografía y las ondas electromagnéticas, y acudió al espiritismo para hablar con la hija que perdió y con Jesucristo. Víctor Hugo, explicó, «mantiene un diálogo entre la historia y el pasado que nos proyecta hacia el futuro».

El director francés reconoció una cierta influencia en su cine de un realizador como Brian de Palma, «un director que admiro muchísimo», junto a otros que citó como John Carpenter, Wes Craven y David Cronenberg. De De Palma, al que ve como «un autor contemporáneo», señaló que «comprendió algo muy importante del cine de Alfred Hitchcock, que es usar elementos de género para hablar de lo inconsciente, de cosas profundas y complejas».

También señaló como una referencia «inconsciente» la película de Michelangelo Antonioni «Blow Up», por la «sintaxis del sueño y de la realidad tangible» que propone. Un film que volvió a ver en una retrospectiva que le dedicó la filmoteca francesa y que le produjo una «especie de retorno inconsciente a esa película».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios