Alqhai, en el centro de la imagen, junto a responsables del Ayuntamiento, la Diputación, el Maestranza y el CNDM, entre otros
Alqhai, en el centro de la imagen, junto a responsables del Ayuntamiento, la Diputación, el Maestranza y el CNDM, entre otros - JUAN FLORES
CERTAMEN

El Festival de Música Antigua de Sevilla celebra el genio de Haendel y Murillo

La ópera «Rinaldo», con The English Concert, se verá por primera vez en Sevilla en un certamen que inaugurará el 2 de marzo el Cuarteto Mosaiques

SEVILLAActualizado:

El Festival de Música Antigua de Sevilla (FeMÀS) alcanza este año su XXXV edición, que estará marcada por la conmemoración del cuarto centenario del nacimiento de Murillo, presente tanto en el cartel del certamen —realizado por José Luis Ágreda— como en todo un ciclo dedicado al pintor, y la celebración de la música escénica de uno de los grandes del Barroco: Georg Friedrich Haendel, de quien se podrá ver por primera vez en Sevilla la ópera «Rinaldo», a cargo de The English Concert, dirigido por Harry Bicket; su música acuática y para los fuegos artificiales reales, con The King’s Consort; y un recital de arias a cargo de Franco Fagioli junto al Il Pomo D’Oro.

Junto al compositor alemán, también tendrán peso en el certamen, que se celebrará del 2 de marzo al 4 de abril, el británico Henry Purcell, que no había estado bien representado hasta la fecha, según comentó su director Fahmi Alqhai, y que dará cuerpo a dos programas; y el italiano Boccherini, cuyo «Stabat Mater» será el gran protagonista del concierto de inauguración a cargo del prestigioso Cuarteto Mosaiques y la soprano María Hinojosa.

Completan los grandes nombres de esta edición dos propuestas de jazz que continúan la línea de apertura a estilos contemporáneos que lleva el festival en los últimos años: de un lado, el concierto del trompetista Paolo Fresu y el pianista Uri Caine, con piezas que van desde Monteverdi a Sonny Rollins; y la actuación del contratenor Carlos Mena junto a la Disfonik Orchestra.

Serán veintidós conciertos en escenarios como el Teatro de la Maestranza, la Catedral, el Espacio Turina, San Luis de los Franceses y la Caridad

Hasta aquí las principales novedades de un festival que va a ir calentando motores a partir de este jueves, con el ciclo «Bajo el signo de Murillo», con ocho programas de acceso gratuito a cargo de músicos sevillanos y realizados en su mayoría con partituras de compositores que desarrollaron su carrera en la ciudad en el Renacimiento y el Barroco, como Correa de Arauxo, Alonso Lobo y Francisco Guerrero. La apertura del ciclo, que se desarrollará en San Luis de los Franceses y la iglesia de la Caridad, correrá a cargo de Marizápalos.

Clausura con la Orquesta Barroca

Murillo será también el protagonista de la clausura, los 3 y 4 de abril, con un concierto de la Orquesta Barroca de Sevilla, dirigida por Maxim Emelyanychev, coincidiendo con la fecha del fallecimiento del pintor.

En total, el FeMÀS presentará 22 conciertos en esta XXXV edición, en la que destacan también las actuaciones, entre otros, de la Accademia del Piacere, junto a Mariví Blasco y Ariel Hernández, centrado en el repertorio italiano; Andoni Mercero, las soprano Alicia Amo y Musica Boscareccia; y «La Danserye. Capella Prolationum», que reconstruye en la Catedral cómo pudo ser la coronación de Carlos V.

El FeMÀS presenta un prespuesto de 420.000 euros, incluido el ciclo «Bajo el signo de Murillo», unos 65.000 euros más que la pasada edición

Este último programa lo realiza el festival en coproducción con el Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM), presente también en «Rinaldo», que cuenta también con la colaboración del Teatro de la Maestranza. Estas colaboraciones con estas instituciones dan una idea del prestigio y la calidad alcanzada por el FeMÀS, que se ha alzado como mejor certamen de música antigua en España en dos de las tres convocatorias de la Gema, asociación que agrupa a este sector en España.

De hecho, señaló Alqhai, el festival ha logrados dos grandes objetivos: poner en escena «La Pasión según San Mateo», en la pasada edición, y una ópera en concierto, en esta. El próximo reto sería una ópera con escenografía, aunque el director del FeMÀS reconoce que para ello deberían doblar su presupuesto actual, que es de 420.000 euros, incluido el ciclo «Bajo el signo de Murillo».