Manifestación ayer en la Plaza Nueva reivindicando la lectura
Manifestación ayer en la Plaza Nueva reivindicando la lectura - RAÚL DOBLADO
FERIA DEL LIBRO DE SEVILLA 2017

Feria del Libro 2017 en Sevilla: el valor de la lectura

Más de 17.000 personas han participado en los más de 200 actos programados en esta cita que ayer se clausuró

SEVILLAActualizado:

La Feria del Libro de Sevilla 2017 se clausuró ayer con una manifestación lectora, en la que han participado centenares de personas, que se han puesto en pie con los libros en alto para reivindicar el poder de transformación social de la lectura. Libreros, editoriales, escritores, administraciones públicas, medios de comunicación y lectores en general se han unido en este acto para reclamar juntos la importancia de las letras. Convocada bajo el lema «Con los libros siempre» y animada por la actriz Inma Pinilla, durante la concentración se han lanzado consignas como «Más lectura, menos incultura», «No nos mires, ponte a leer» o «Luego diréis que somos cinco o seis». Para finalizar y tras la lectura del manifiesto al que se han adherido 43 entidades y numerosos particulares, se ha guardado un minuto de lectura silenciosa para dar visibilidad al acto de leer.

De este modo ha comenzado la última jornada de una Feria que se ha caracterizado por una programación en la que, según la organización, más de 17.000 personas han participado en algunos de los más de 200 actos y 300 firmas programadas. En lo que respecta a las ventas, las estimación es que se han alcanzado niveles ligeramente superiores a la edición anterior, teniendo en cuenta además la coincidencia con el final del mes y que este año no ha contado con ningún festivo.

Pero más allá de los números, la organización muestra su satisfacción por el cada vez mejor funcionamiento del modelo abierto, integrador y activo, «que no sólo está consolidado sino que es, desde hace tiempo, un referente para otras ciudades». «Lo importante es que hemos construido entre todos una Feria que responde a las necesidades y objetivos del sector y que también interesa al público», dijo el director de la cita, Javier López, que este año se despide con la tranquilidad de saber que deja un equipo con experiencia «y con ideas nuevas y ganas de trabajar para que la feria siga creciendo y mejorando».

La calidad y variedad de la programación es una prueba más del respaldo a este modelo, que promueve la participación y la colaboración de más de 85 instituciones, miembros del sector editorial, entidades y colectivos distintos.

En este sentido, hay que destacar el papel que juegan el Ayuntamiento de Sevilla a través del ICAS y la Delegación de Educación, Participación Ciudadana y Edificios Municipales; la Consejería de Cultura, a través del Centro Andaluz de las Letras; la Fundación Cajasol; el Área de Cultura de la Diputación de Sevilla; el Centro de Estudios Andaluces; el Centro de Iniciativas Culturales (CICUS) de la Universidad de Sevilla; y la UNIA.

Es importante también la colaboración de grandes editoriales, especialmente del Grupo Anaya y la Fundación José Manuel Lara, a las que se suman grandes grupos como Penguin Random House, así como de editoriales independientes, algunas que participan por primera vez como Athenaica y El Paseo.

También destaca el papel de librerías, tanto de las ya clásicas como de las más recientes o las que se estrenan: Botica de lectores, El cuartito y Padilla. Además de la mayor interacción entre los miembros del sector, la Feria ha mejorado sus sinergias con otros agentes y colectivos culturales y sociales como la Bienal de Flamenco, la Feria Internacional del Títere, Iniciativa Sevilla Abierta, la Asociación Ocnos de Amigos de la Biblioteca Pública de Sevilla, Colectivo de Escritores Per Se, Asociación Juan Bernabé, Asociación Muac o la Asociación Noches del Baratillo.

En la Feria se han celebrado actos relacionados con todas las temáticas y géneros y han podido disfrutar de ella niños y mayores; los amantes de la novela y la poesía pero también del ensayo, los aforismos o la ilustración; los seguidores de los autores locales y de los más mediáticos; los que buscan descubrir una obra desconocida o los amantes del best seller de moda.

En estos once días también ha habido espacio para la música, el cine, la danza o el teatro y para debatir de los más variados asuntos —como la relación entre la pintura y la literatura o la cultura en la Expo 92— o rendir homenajes tan llenos de emoción como el dedicado a Miguel Hernández con un lleno completo en la Pérgola el jueves 25.

En el ámbito más profesional, hay que mencionar la buena recepción por parte del sector de las dos mesas redondas de fomento de la lectura que se celebraron el martes 23, tanto del encuentro institucional con la participación de representantes de las administraciones local, regional y nacional como la que congregó previamente a microexposiciones sobre el tema.

Como siempre, uno de los puntos fuertes de la Feria ha estado en la posibilidad de encontrarse con algunos de los autores más seguidos del panorama literario actual.

Entre los que más público han congregado en sus presentaciones sobresalen Fernando Aramburu, Dolores Redondo, Manuel Vicent, Juan Cruz, Javier Gomá o Sami Naïr. Asimismo, pasaron por el recinto de la Plaza Nueva otros muchos como Espido Freire, Javier Sierra, Juan Madrid, Maha Akthar, María Hesse, Olivier Bourdeaut, Cristina Morató, Javier Salvago, Antonio Álamo o Salvador Compán.

A esto se añade un importante programa de firmas que ha traído a la Plaza Nueva figuras tan reconocidas como las de Fernando Delgado, Clara Sánchez, Ian Gibson o Nativel Preciado.

Por último, son ya más de 11.000 personas las que siguen los perfiles de Facebook y Twitter y se ha estrenado en esta edición una cuenta en Instagram y un canal en Youtube, así como una nueva página web que ha sido muy bien acogida en apenas dos semanas.