BIENAL DE FLAMENCO

«Alalá» o la alegría de un futuro para los niños del Polígono Sur

El documental de Remedios Málvarez se estrenó ayer en el Teatro Alameda

Remedios Málvarez, Emilio Caracafé y Arturo Andújar - JUAN FLÓRES
JESÚS MORILLO - abcdesevilla Sevilla - Actualizado: Guardado en:

¿Puede una escuela de flamenco educar y dar un futuro a los niños de un barrio desfavorecido como el Polígono Sur? Esta es una de las preguntas que responde, entre otras muchas, el documental «Alalá», dirigido por Remedios Málvarez, y que ayer se estrenó en el Teatro Alameda dentro de la Bienal de Flamenco. El documental muestra un retrato social de este barrio de Sevilla, donde viven numerosas personas en riesgo de exclusión social, a través de una escuela de flamenco creada por la Fundación Alalá —alegría en caló—, en la que se trata que los niños jueguen y se formen con el flamenco, con el objetivo de hacerles también un seguimiento escolar que les permita tener un futuro.

«Me llamó la atención cómo se estaba jugando y educando a los niños en el flamenco. Me pareció como un “Milagro de Candeal” hecho flamenco y cuando me metí de lleno en la historia me encantó», explica Málvarez, quien, tras realizar una investigación previa, estuvo rodando de junio a octubre de 2015 con el objetivo de que la película se presentara en el festival. «Me parecía importante que se estrenara en Sevilla y en la Bienal, que es el tablao más universal», añade.

El film, que cuenta con Arturo Andújar como coguionista y Luis Castilla como director de fotografía, es el primer largo de la directora onubense, tras el éxito internacional de su cortometraje «Silencio», que también fue estrenado en la Bienal de 2014.

Así, a través del trabajo de esta fundación el documental muestra la realidad del Polígono Sur y la colaboración con ella de artistas flamencos de primera línea, como Pastora e Israel Galván, Rosario «La Tremendita», Arcángel y Raimundo Amador, quien protagoniza uno de los momentos más emocionantes de «Alalá»: cuando se encuentra con Emilio Caracafé, director musical de la Escuela de Flamenco de la Fundación Alalá, institución que procura realizar habitualmente encuentros entre los jóvenes y los artistas flamencos.

Emilio Caracafé se mostró muy «orgulloso», durante la presentación ayer del documental, pues muestra los objetivos de esta fundación, que es «la formación de estos niños, que si son artistas serán, pero donde lo importante es que se formen y tengan la motivación de estudiar y sean independientes para tener un futuro digno».

En este contexto, quiso también tener palabras de agradecimiento para la empresa Konecta y su presidente ejecutivo, José María Pacheco, que se ha implicado no solo en el plano económico y «a largo plazo», sino también «a nivel personal. Eso nos permitió coger fuerza y crear la fundación».

Además, el director de la escuela flamenca valoró que «Alalá» muestra que el Polígono Sur no se reduce a «peleas» o «drogas», sino que muestra que «el flamenco está en la calle» y que en «el barrio está teniendo un cambio, aunque haya que trabajar aún mucho».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios