Plácido Domingo, esta semana en Nueva York
Plácido Domingo, esta semana en Nueva York - Efe

Plácido Domingo, tras las huellas de Risto Mejide

El tenor apadrina «Virtuosos», un concurso televisivo que busca a niños y adolescentes que quieran dedicarse a la música clásica

Nueva YorkActualizado:

Sabido es que Plácido Domingo (1941) lleva toda su vida luchando por romper la burbuja elitista que rodea a la ópera, y por ello ha dado un nuevo paso en este camino al decidir apadrinar un concurso de televisión, titulado «Virtuosos», con el que pretende dar la batalla a la hegemonía del pop en los medios audiovisuales.

El programa, un concurso de talentos que busca a niños y adolescentes que quieran dedicarse a la música clásica, se estrenó con éxito en la televisión húngara hace cuatro años y ahora, gracias a una nueva ronda de inversores (él mismo acaba de convertirse en uno de los accionistas de la productora Fulwell 73), desembarcará en las televisiones de EE.UU. y Reino Unido.

«Desde mi primer contacto me impresionó enormemente el talento descubierto en Hungría -explicó el cantante- y estoy seguro de que esto se repetirá en otros países a medida que el formato encuentre nuevas audiencias y nuevos amantes de la música clásica, presentados de forma contemporánea. Espero que al convertirme en un accionista activo en Virtuosos Holding Ltd pueda brindar un mayor estímulo tanto al talento que descubramos como a la gestión de la empresa con mi experiencia y conexiones en todo el mundo».

«No hay nada más bello e interesante -sigue Plácido Domingo- que escuchar a jóvenes talentos. ¿Se imagina a la gente que nunca puede ir a un concierto y que no sabe nada sobre el virtuosismo frente al televisor viendo a estos niños? ¡Ellos son algo increíble para ellos!»

«Desgraciadamente, la ópera, que es fantástica, es el espectáculo más caro», reconoce el tenor, que cree que de entre todos los esfuerzos que se pueden hacer para democratizar el género (como enseñarla en las escuelas o retransmitirla por internet), bajar el precio de la entrada es «lo más difícil de todo».

A sus 77 años, Plácido Domingo no tiene previsto retirarse de los escenarios ni aflojar el ritmo, y de hecho tiene firmados conciertos para los próximos tres años aunque, advierte, nunca se sabe si podrá seguir cantando o se tendrá que retirar en pocos meses porque la voz puede fallarle en cualquier momento.

«Voy a un ritmo bastante acelerado pero lo llevo bien», asegura el cantante en una entrevista con Efe, y afirma que seguirá «hasta que el cuerpo aguante» ya que se debe a su «pasión» por la música, que le ha llevado a interpretar a cerca de 150 personajes durante más de seis décadas de carrera.

El tenor no sólo recorre el mundo cantando (tras Nueva York, viajará a Rusia, España, Austria y Alemania); también es el director de la Ópera de Los Ángeles, que ayudó a fundar hace 32 años, y dirige incontables obras (con la última, «Romeo y Julieta», ha estado tres meses en la Metropolitan Opera de Nueva York).

El intérprete español piensa que la música clásica necesita que se apoyen a los talentos emergentes pero, sobre todo, lo que hace falta es «ayudar al público» a que la conozca y le dé una primera oportunidad, y para ello cuenta con la ayuda de la televisión.

Aun así, sabe que la música pop va a seguir siendo «popularísima» porque es «más fácil», y es que incluso sus nietos, de 9 y 11 años, en lugar de entonar las canciones que interpreta su abuelo, se pasan el día cantando «de memoria» el repertorio de «Hamilton», el aclamado musical de Lin-Manuel Miranda que mezcla pop y rap.

«Yo les digo: “hijos míos, ¡cómo podéis! Si yo me tengo que pasar estudiando y estudiando mis obras, vosotros lo habéis oído tres veces y ya os lo sabéis”», bromeó el tenor.