Música

Nach: «A veces pienso que soy el puto amo, y otras que soy bastante mediocre»

El rapero de Alicante presenta «Grande», el primero de una serie de singles que servirán de adelanto de su próximo disco

Actualizado:

Artista, escritor, poeta y observador del aquí y del ahora, el alicantino Nach regresa al mercado discográfico tres años después de «A través de mí» (dos después de la mixtape «Cazadores de Instantes») con «Grande», single grabado en Estudio Arcadia junto a Pablo Cebrián que sirve de primer adelanto de su próximo disco, que verá la luz en algún momento de este año. «Es un tema épico y potente que ayuda a cargar las pilas a aquella persona que lo escuche. Cuando digo grande no me refiero a popularidad, si no a mostrar la mejor versión de ti mismo», explica el rapero.

Va a ir sacando singles cada mes y medio. ¿Le apetecía calentar el ambiente antes de la llegada del disco?

Sí, hemos trabajado en este disco con mucha calma, para hacer las cosas bien, disfrutarlas, analizarlas... Habrá otros tres o cuatro singles antes de que llegue el álbum, que irán acompañados de sus videoclips. Los discos ya no son la parte central, son el colofón.

¿Está cómodo con la importancia que ha adquirido lo visual?

Un buen vídeo puede completar o mejorar una canción. Los tiempos cambian y el juego cambia. Ahora hay que darle contenido a la gente en las redes sociales constantemente, y aunque al principio no me hacía mucha gracia, empecé a verle el lado divertido cuando me di cuenta de que podías tener un contacto directo con los fans de forma que podías conocer sus opiniones, y hasta te daban ideas. Con los videoclips ocurre algo parecido, se puede incurrir en excesos, pero bien aprovechados son una herramientas fantástica.

¿No se deja volar menos la imaginación del oyente, cuando se le ofrecen imágenes constantemente?

Puede ser, pero a mí me parece divertido como compositor y como creador. No sólo ejecutar una canción, sino contar una historia de forma visual. No sé, me parece interesante.

¿Sabe ya cuántos temas habrá en el disco?

No, porque ahora viene la parte chunga, que es la criba de los temas. No lo quiero ni mirar, ¡jajaja! Tengo que pensar muy bien en cuáles voy a dejar fuera. Y luego viene la otra parte chunga, que es elegir el orden de los que se quedan.

Creo que alguna vez ha tenido problemas con su autoexigencia.

Sí, después de tantos años de carrera las motivaciones suben, bajan, a veces estás más cansado... A veces, escribo una letra y me creo que soy el puto amo, y otras que soy bastante mediocre. Ese proceso en el que no te sale nada como te gustaría te hace dudar sobre ti, sobre tu futuro, sobre todo, ¡jajaja! Luego con la experiencia te das cuenta de que son procesos por los que hay que pasar como artista, de que la creatividad es algo muy complejo y te lleva a sitios inesperados. La experiencia también me ha enseñado que no hay que sentarse a esperar a la inspiración. Yo por la mañana me levanto y me pongo a currar, a escribir lo que sea, y si vale bienvenido sea. Hay que ir avanzando como sea, no quedarse parado nunca a esperar a que vengas las musas, porque son muy egoístas. Cuanto más las busques, más posibilidades hay de encontrarlas.

En el disco habrá un tema llamado «Art Killer» que incluye una colaboración de Jose James. ¿Cómo surgió esta alianza tan sorprendente?

Yo soy muy seguidor de Jose James y del soul en general, y tenía una idea de una letra sobre cómo a veces el negocio maltrata el arte, que podía encajar muy bien estilísticamente. Contacté con él y me dio que le mandara el tema a ver si le molaba. Se lo mandé y le moló mucho, y se grabó su parte. Estoy agradecidísimo.

«No conecto con el trap de C. Tangana, no es mi rollo»

Se ha implicado con la campaña «Tuits A Ojo», que pone la tecnología al servicio de las personas con movilidad reducida, para que puedan comunicarse sin barreras y tener voz en Twitter.

Ha sido algo muy bonito, porque yo tuve una hermana con parálisis cerebral y nunca pude hablar con ella. Cuando me llegó la historia de Santi, un granadino con la misma enfermedad que ha podido tuitear con los ojos gracias a la tecnología Irisbond, y que precisamente me lanzó a mí uno de sus primeros tuits, me interesó mucho. Contacté con la gente que ha creado la tecnología y me impliqué en un proyecto que me parece importante y que me toca de cerca.

En uno de los nuevos temas parece lanzar algún reproche a las nuevas generaciones de raperos.

Todo el mundo quiere fama, quiere triunfar, llamar la atención y que te sigan. Tantos followers tienes, tanto vales. Y hay mucha gente del rap que intenta buscar formas de que les escuchen, incluso inventándose cosas para llamar la atención. Eso ya se ha hecho. Además, eso puede hacer que los chavales dejen de prestar atención a lo musical y se fijen más en los fuegos artificiales. Para mí eso no es hip-hop.

¿Y el trap? ¿Conecta con lo que hace C. Tangana, por ejemplo?

No, no conecto con eso, no es mi rollo. Pero entiendo que es lo que él quiere hacer, lo que le llega. No le conozco personalmente para juzgar más allá.

Ha alertado del regreso de la extrema derecha y los neonazis. ¿Lo ve en las noticias o a pie de calle?

Yo lo veo a pie de calle. De hecho, con lo de Ana Julia, la asesina de Gabriel, se han escuchado auténticas barbaridades, con un discurso xenófobo que no podemos tolerar. Y ya no es por la raza, por cuestiones de género también se oyen declaraciones que dan miedo en 2018.