Las manos del guitarrista Manolo Sanlúcar
Las manos del guitarrista Manolo Sanlúcar - Paco Martín

Manolo Sanlúcar: «Me hubiera venido maravillosamente haber tenido un poco de vanidad»

Vuelve ilusionadoa los escenarios después de tres años a pesar de haber disfrutado muy pocas veces sobre el escenario

San Lucar de Barrameda (Cádiz)Actualizado:

Hace más de tres años, al finalizar un concierto en las Cuevas de Nerja, Manolo Sanlúcar anunció que dejaba los escenarios. Una vez que el audiovisual que lleva diez años preparando está en fase de montaje, se anunció su vuelta a las tablas para el 1 de septiembre en el Palau de la Música de Barcelona. Después prepara una gira por las ocho provincias andaluzas con su obra sinfónica «Medea», que tiene su primera parada en el Teatro de la Maestranza, el 29 de septiembre, dentro de la programación de la Bienal de Sevilla.

Asegura que vuelve ilusionado a pesar de haber disfrutado muy pocas veces sobre el escenario. «Es que ahí me veo muy chiquitito. Siento que no provoco ningún interés entre el público. Lo que te salva de esa angustia es que a veces algo suena bien y hago un pasaje y me gusta. Y eso engancha. Muchas veces llegas a tocar ahí mejor que en tu casa», comenta.

Cuando se le recuerda que el flamenco al que vuelve está más vacío, agacha la cabeza. La marcha en julio de Juan Habichuela, El Lebrijano y José Menese está demasiado reciente. «Es tremendo. Siento que estoy a la cola porque se está yendo la gente de mi edad. Y Paco de Lucía, dos años menor que yo. Un palo. Y Enrique…»

A Manolo Sanlúcar le cuesta reconocer que hace algo bien y lo único de lo que se siente seguro es de su capacidad de trabajo y de sacrificio. «Todo es resultado de un 20% de inspiración y un 80% de transpiración», sentencia. El músico gaditano envidia a todos esos artistas que «se comen el escenario y están pensando que le otorgan al público un don maravilloso. Creo que me hubiera venido maravillosamente haber tenido un poco de vanidad. Lo juro por lo que más quiera en el mundo».