Maluma, durante un concierto
Maluma, durante un concierto - ABC

Maluma: «No expreso opiniones, sino realidades»

El colombiano llega el 20 de septiembre al Wizink Center de Madrid en la cita más multitudinaria de su gira española

Actualizado:

Con Maluma, la polémica siempre está servida. Conocido por componer versos de tintes sexistas como «estoy enamorado de cuatro babys, siempre me dan lo que quiero, chingan cuando yo les digo, ninguna me pone, pero...»; o «la primera se desespera, se encojona si se lo echo afuera, la segunda tiene la funda y me paga pa’ que se lo hunda», el cantante colombiano ha generado una auténtica oleda de indignación en nuestro país.

Este verano, el Ayuntamiento de Bellreguard y el Gobierno Vasco prohibieron que sonaran sus canciones en las fiestas patronales, y ahora la localidad toledana de Torrijos ha tomado la misma medida de cara a las fiestas de La Sementera que se celebran este fin de semana. Lo cierto es que también ha vetado «No soy de esas», de Alejandro Sanz y Jesse & Joy, «La mataré», de Loquillo y los Trogloditas, «Fueron los celos», de La Unión, o «Corazón de tiza», de Radio Futura, así que el debate está sobre la mesa.

«Los artistas urbanos decimos las cosas como son. No expresamos opiniones, sino realidades», argumentaba Maluma en su encuentro con este periódico. Para el artista de Medellín, «es como si acusaran de machista a un director de cine que hace una película en la que se reflejan actos machistas. No tiene ningún sentido».

El Escobar de Netflix

Aunque la provocación vaya unida a su nombre, Maluma sí tiene bastante claro que hay controversias que no admiten dobles lecturas. Es el caso de la imagen que la popular serie «Narcos» ha dado de Pablo Escobar, un personaje que ahora es casi un icono pop del siglo XXI. «Fue el terrorista más grande de la historia de Colombia, y nada más», sentencia la estrella del reguetón, que se echó las manos a la cabeza cuando vio que un colega suyo (el también reguetonero J. Álvarez) dio un concierto en Medellín con una camiseta con el rostro de Escobar. «Creo que mi amigo no sabía lo que representa para Medellín. Uno de los políticos más importantes de la ciudad acudió a la actuación para decirle que era una falta de respeto llevar puesta esa camiseta, y él se dio cuenta de su error y rectificó».

Maluma, que este mes ya ha pasado por Tenerife, Gran Canaria, Bilbao y Barcelona, llega el próximo miércoles al Wizink Center en la cita más multitudinaria de su gira española, para después pasar por Murcia, Málaga (el día 23) y Sevilla (día 24), seguramente escoltado por su eterna compañera de viaje, la polémica.