Red Bull Batalla de los Gallos 2016 El español Skone «reconquista» Lima con su rap más agresivo

El «freestyler» malagueño se hizo con el título de campeón en Perú tras derrotar en una dura final a Jota, el favorito local

Jota y Skone, durante la batalla final de la Red Bull Batalla de los Gallos 2016
Jota y Skone, durante la batalla final de la Red Bull Batalla de los Gallos 2016 - redbull.tv

El rapero andaluz Skone se proclamó campeón internacional de la Red Bull Batalla de los Gallos 2016 tras derrotar al peruano Jota. El «récordman» Arkano tuvo que conformarse con el bronce. Fue un camino largo y complicado para los MCs españoles, que además de a sus rivales, también tuvieron que enfrentarse a un ambiente poco favorable.

La noche empezó con sorpresa. Sorpresa que, por otro lado, dejó entrever cómo iba a desarrollarse la competición. En el primer enfrentamiento de octavos, uno de los MCs con más trayectoria y expectación, Aczino, caía ante el local Jota. A pesar del buen uso que hizo el mexicano de los conceptos aparecidos en pantalla para atacar a su oponente (se van mostrando diferentes imágenes y palabras para que los «freestylers» improvisen sobre ellas), durante sus dos minutos no recibió ningún tipo de apoyo por parte del público. Este, exultante, vio cómo su candidato pasaba directo a la siguiente ronda y acababa con su primera víctima de la noche.

Después de que Valles-T (Colombia) eliminara a El Ciudadano (Cuba), y Drosse (Chile) a Cehzar (Costa Rica), le llegó el turno al primer español de la noche. De los posibles cruces, se dio uno de los que más morbo prometía: Jony B y Chuty volvían a verse las caras tres años después de que el mexicano mandara a casa al madrileño en semis en la Final Internacional de Argentina. La sangre estaba asegurada.

Fue un duelo a muerte desde el primer compás. Mientras a Chuty se le veía con ganas -muchas ganas-, Jony B parecía algo inseguro. El jurado dio la primera réplica (120 segundos a 4x4), y disfrutamos del primer batallón de la noche. Aludiendo recurrentemente al pasado (desde Cristobal Colón hasta el duelo que enfrentó ambos MCs en 2013), Jony B lanzaba durísimos «punchlines» a Chuty. Pero el madrileño, ágil y certero, no sólo los esquivaba, sino que los respondía con el doble de fuerza. Por ello, para la mayoría resultó incomprensible la decisión del jurado, que otorgó la victoria a Jony B. Las redes sociales echaban humo.

Aún en estado de shock, vimos cómo Gasper (Perú) eliminaba a Shadow (Bolivia), y nos consolamos algo observando a Arkano destrozar al panameño O.D. sin apenas despeinarse. A continuación, un enchufado Papo MC (Argentina) se deshacía de Lancer Lirical (Venezuela) mientras, en su primer duelo, Skone dejaba claro que nada ni nadie iba a pararlo en su camino a por el título. Tom Crowley fue su primer daño colateral.

Ambiente caldeado, polémica asegurada

En cuartos de final se ofrecían temas a los MCs para que rapearan sobre ellos durante un minuto, como el calentamiento global o la distribución de la riqueza. Después, ambos tenían 120 segundos en los que atacarse mutuamente con sus mejores rimas, estrofa a estrofa (cuatro compases para uno, cuatro compases para otro). Este formato, conocido en las batallas como «4x4», resulta un método infalible para comprobar qué MCs hacen uso del ingenio y del «freestyle» real, con respuestas creativas fabricadas al momento, y cuáles han «tirado de libreta» los días previos, soltando rimas preparadas específicamente para cada momento y rival.

Arkano: «Dice que lo hago mal / No soy mimado, soy campeón internacional»

No sin controversia, vimos cómo Jota, Jony B, Arkano y Skone se convertían en los semifinalistas de la noche dejando fuera a Valles-T, Drosse, Gasper y Papo MC, respectivamente. El último enfrentamiento de cuartos fue uno de los más agresivos y bonitos de la noche, con el español y el argentino desafiándose verbalmente desde que ambos pisaron la tarima, como buenos gallos de pelea. Pero Papo MC se quedó sin voz durante el último minuto y terminó de quedarle claro que provocar a Skone no es una buena estrategia: el «malaguita» es de los que se crece ante la presión.

«Semis» fraticidas

La primera semifinal siguió la misma línea de la noche. Jony B se enfrentaba a Jota... y al público. El mexicano no estuvo acertado, y el peruano, inspirado por el calor de los suyos, fue lo suficientamente certero. Con un voto a favor y cuatro abstenciones, Jota ganaba su esperada plaza en la final.

La segunda semifinal trajo el único duelo fraticida de la noche, como cabía esperar, entre españoles. Arkano debía seguir defendiendo el título que logró en 2015, esta vez frente a su colega y amigo Skone. Al contrario de lo que algunos pensaban, desde el primer verso pudimos ver que sobre el escenario y micro en mano no hay banderas ni compasión: sólo hay rivales.

Skone vs. Arkano fue, de largo, la mejor batalla de la noche. La más vibrante. Y la más ajustada. Por supuesto, el jurado dio réplica. A pesar de que ambos mantuvieron un nivel estratosférico, el alicantino sufrió un ligero desinfle en la agresividad de sus rimas. Las grandes batallas se deciden por pequeños detalles, y la firmeza del malagueño hizo que el jurado se decantara por él.

Skone posa con el cinturón de campeón de 2016
Skone posa con el cinturón de campeón de 2016- Twitter: @RedBull_Gallos

La final más tensa

Como aperitivo previo a la gran final, Arkano se deshizo sin muchos problemas de un Jony B bastante agotado, logrando el tercer puesto de esta décima edición.

Y llegó el momento: Jota y Skone se veían al fin las caras. El local fue el primero en rapear y el español no dudó en dirigirse amablemente al público: «Familia, yo no soy el local pero vamos a representar de verdad lo que es la música». De nada le sirvió. Fue una batalla agónica. Manteniendo sin descanso su característica actitud ganadora, Skone se sobrepuso una y otra vez a un público hostil, incapaz de aplaudir cualquier rima que no procediera de los MCs locales, por criminal que fuera esta.

Cada «punchline» que Skone asestaba a Jota, era respondido con un silencio sepulcral de las casi 25.000 personas que llenaban la Explanada de la Costa Verde de San Miguel (Lima). Abrumador. Tampoco lo puso fácil el jurado que, dejándose llevar por la presión ambiental y queriendo evitar el cartel de favoritos de los participantes españoles, recurrió a la réplica hasta en dos ocasiones para dictaminar el vencedor. Pasadas las 03:20 horas de la madrugada, «el Chemi del Puerto», como se le conoce cuando baja de los escenarios, cayó al suelo entre lágrimas al oír su nombre como nuevo campeón internacional.

Jota: «En tu fiesta yo soy un payaso mal / ¡porque esta no es tu fiesta, este es tu funeral!»

Viendo lo sucedido y de cara a la Final Internacional de la Batalla de los Gallos de 2017, toca hacer ejercicio de reflexión. Skone se llevó el cinturón de campeón internacional por ser como es. Por mantenerse fiel a su esencia y a su manera de rapear. Por su idea de lucha, constancia y sacrificio. Por la mentalidad de no rendirse nunca. Por hacer gala de los valores reales de la cultura hip-hop. Enhorabuena, Chemi.

[Puedes revivir de nuevo la Final Internacional de la Batalla de los Gallos 2016 al completo aquí]

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios