Cultura - Música

Jaime El Parrón y Marina Heredia, de tal astilla tal palo

Este viernes se presenta en el Centro García Lorca de Granada el disco del cantaor Jaime Heredia, un empeño personal de su hija Marina

Marina Herecia y Jaime Heredia El Parrón
Marina Herecia y Jaime Heredia El Parrón

Sería injusto decir que la hija le ha dado la alternativa al padre porque éste lleva toda la vida cantando. Pero lo cierto es que Marina Heredia hace un par de años que decidió presumir de cantaor en los mejores escenarios. Hoy, 14 años después de su última grabación en solitario, Jaime El Parrón presenta «Carbón de fragua», el disco que Marina lleva años queriéndole grabar.

Jaime Heredia Maya (Granada 1955) se crio en el Camino del Monte, a la vera de una fragua, puerta con puerta con los Habichuela, escuchando a su madre La Rochina, profesional de las cuevas del Sacromonte, y a su tío, Juanillo el Gitano, mítico cantaor que rechazó dinero y fama para no tener que dejar de vivir en Granada. Su caso, hasta ahora, es parecido. Aunque ha viajado con compañías de grandes bailaores y formó parte del espectáculo Macama Jonda, su carrera ha sido local y discontinua. «He sido muy "apalancao", pero es que Granada te engancha. La gente cuando me oye fuera de aquí me pregunta dónde estaba metido, pero yo no soy para estar detrás de nadie y siempre he hecho lo que me ha apetecido. Es verdad que me he preocupado poco del cante pero nunca es tarde», dice con ilusiones nuevas El Parrón.

Este bohemio, de voz afillá y cara afilá, compañero de trasnoches de Enrique Morente, ha recibido en su casa a grandes artistas que le buscaban para escucharle «pegar bocaos al cante». Para Marina Heredia muy pocos pueden cantar la soleá como lo hace su padre. «No ha tenido el sitio que debería porque no se lo ha propuesto», comenta. La cantaora lo convirtió en gran sorpresa de su espectáculo Garnata, aunque –como ocurrió en el Alcázar de Sevilla hace ahora dos años- pueda robarle protagonismo con esa voz que sabe a madrugada.

El siguiente paso era poner a su oficina, su discográfica (Los Gitanillos), a sus guitarristas, a su productor –José Quevedo Bolita –al servicio de Carbón de Fragua. El disco ve hoy la luz en el Centro García Lorca con las colaboraciones de Antonio Canales, Curro Albaicín, David Palomar, Bolita, Diego del Morao, además de la de su hija Marina y otras serie de flamencos y no flamencos que han ido apuntándose y animando el cotarro colgando vídeos en las redes sociales.

El Parrón asegura que ha sido su hija la que le ha echado «palante. Ella que ha dejado el nivel muy alto y es quien me pone las pilas». Afirma que es muy exigente y no le gusta escucharse pero que cuando oyó el disco se le metió en la cabeza. «Hemos hecho algo decente, flamenco que es lo que soy». Soleares, seguiriyas, tangos…y una vidalita que le dedica a su amigo Morente. «Aunque ese no es el cante que mejor le va a mi voz la he grabado, no como la hacía Marchena o Valderrama, si no como la hacía Enrique».

Después de la presentación en Granada, los Heredia se trasladan a Sevilla para una doble cita. El lunes 26, la iglesia barroca de San Luis de los Franceses acoge la presentación en la Bienal del disco de El Parrón. Y cinco días después, el primero de octubre, Marina se deja poner «Contra las cuerdas» en el Teatro Lope de Vega por guitarristas como Paco del Gastor, Manolo Franco o Dani de Morón.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios