La banda estadounidense regresa esta verano a Madrid y Barcelona
La banda estadounidense regresa esta verano a Madrid y Barcelona - LIVE NATION

Guns N'Roses hacen memoria y limpian su pasado de racismo y homofobia

La banda elimina la canción de «One In a Million» de una reedición de «Appetite For Destruction» que recoge también el resto canciones de «G N' R Lies», EP publicado dos años después

BARCELONAActualizado:

Primero fueron las cifras mareantes, ese alud de cedés, elepés, anillos, fotos inéditas, chapas, púas, parches y quincallería variada que, a razón de nada menos que 999 dólares en su edición más extrema, se presentaba como la madre de todas las reediciones. Luego vinieron los detalles: medio centenar de grabaciones inéditas, versiones de «Heartbreak Hotel», de Elvis Presley, y de «Jumpin 'Jack Flash», de The Rolling Stones, tomas primerizas de «November Rain»...

De vuelta a la vida en 2016 después de que Axl Rose, Slash y Duff McKagan hicieran de una vez por todas las paces y con una nueva gira que les traerá a Madrid y Barcelona el 29 de junio y 1 de julio, respectivamente, llega el momento de hacer memoria. Y nadie como Guns N'Roses, acaso la banda que mejor ha encarnado los excesos del rock de las últimas tres décadas, para llevar las cosas hasta extremos insospechados.

Así, lo que se presentaba como una reedición de «Appetite For Destruction», arrollador debut que transformó en los angelinos en titanes del hard rock, se ha acabado convirtiendo en un gigantesco repaso a prácticamente todo lo que grabaron entre 1986 y 1998. Ahí están, por ejemplo, su EP de debut, «Live?!*@ Like a Suicide», publicado 1986; una veintena de grabaciones inéditas de las sesiones que cristalizaron en el que sería el disco de debut más vendido de la historia; y las canciones acústicas que cerraban en 1988 el EP «G N' R Lies». ¿Todas? No. Falta «One In A Million», probablemente la canción más polémica jamás salida de manos de Axl Rose.

Despligue de la faraónica caja de «Appetite For Destruction»
Despligue de la faraónica caja de «Appetite For Destruction» - ABC

En ella, el líder de la banda cantaba cosas como «inmigrantes y maricas, no tienen sentido para mí / vienen a nuestro país y piensan que harán lo que quieran / como comenzar un mini-Irán / o contagiar una jodida enfermedad», unos versos que ya desataron la polémica en 1988, fecha de su publicación, y que tres décadas después han desaparecido de este gran repaso antológico a los primeros años de Guns N'Roses. Ni la banda ni la discográfica se han pronunciado al respecto, pero todo apunta a que los autores de «Use Your Illusion» han querido ahorrarse los ecos de aquella polémica que Rose intentó justificar en su momento con un variado ramillete de explicaciones.

En 1988, por ejemplo, aseguró que el uso de la palabra «nigger» en la canción no tenía porqué tener una carga despectiva hacia los afroamericanos -«es una palabra para describir a alguien que es básicamente un dolor en tu vida, un problema. La palabra "negro" no necesariamente significa "negro"»-, mientras que en 1992 se enmendó a sí mismo para reconocer que cuando escribió la canción «estaba cabreado con algunas personas negras» que intentaban robarle. «Quería insultar a esas personas negras en particular», añadió.

El verso homófobo, por su parte, respondía según Rose «a experiencias muy malas con homosexuales, incluido un intento de violación», mientras que la línea con la que cargaba contra los inmigrantes también tenía su propia explicación. «Mucha gente de países como Irán, Pakistán, China o Japón consigue trabajo en estas tiendas de conveniencia y gasolineras y luego te tratan como si no pertenecieras aquí», aseguró.

Cuando la canción se publicó, la cubierta del disco ya incluía una nota de disculpa -«es una canción muy simple y extremadamente genérica; mis disculpas a aquellos que puedan sentirse ofendidos»-, pero con los años la perspectiva del cantante ha parecido cambiar completamente. «Era una forma de expresar mi ira. No es una canción que escribiría hoy», aseguraba recientemente. De hecho, la banda sólo llegó a tocar la canción en directo en dos ocasiones, seguramente porque Slash, guitarrista de la banda e hijo de madre afroamericana, nunca se sintió demasiado cómodo con aquella composición.

Sí que se mantienen en esta nueva reedición, a la venta el 29 de junio en múltiples formatos, otras canciones que también generaron controversia como «Used To Love Her» -«la quería / pero tuve que matarla», canta Rose-, que la banda definió en su momento como «broma» y «fantasía»; o el polémico dibujo de Robert Williams que ilustró las primeras tiradas de «Apettite For Destruction» y que hizo que algunas tienes se negaran a vender el LP.

En la ilustración, reemplazada por la icónica cruz con las calaveras de los cuatro Guns N'Roses, aparecía una mujer que acababa de ser violada por una suerte de robot, una imagen que hizo que la MTV también rechazara emitir en un principio los videoclips de la banda. La portada alternativa, sin embargo, es la que ha acabado pasando a la historia, por lo que el dibujo de Williams no aparece aquí como carátula, sino en formato postal-souvenir de esta mastodóntica antología.