Música

La Gran Pegatina: «Era lo que necesitábamos, pero esto se termina»

La banda catalana cierra la gira europea de su formato big band con dos «sold outs» en La Riviera

La Pegatina
La Pegatina - ABC

Este fin de semana, La Gran Pegatina (el formato big band de La Pegatina) celebra el fin de su gira europea por partida doble: con la publicación del disco en directo «Live 2016» y con un doblete con «sold out» en La Riviera. Tras trece años de carrera, cinco discos en el mercado y casi mil conciertos visitando 25 países de todo el mundo, La Pegatina ha seguido demostrando que no hay nada mejor que reinventarse y sorprender con sus espectáculos. Por eso este año se ha convertido en una big band (de ahí lo de «Gran») en la que a la formación original de siete componentes (voz, acordeón, guitarra española, trompeta, percusión, batería y bajo) han sumado otros seis músicos que dan todavía más fuerza a su puesta en escena: dos coristas, una sección de vientos, un guitarra eléctrica y un violinista. Su cantante Adrià Salas nos cuenta cómo ha sido la experiencia.

¿Cómo se sienten ante este final de gira?

Pues por un lado con nostalgia, pero por otro deseando que se termine. Llevamos casi seis meses con este formato.

¿Cómo han lidiado con este desafío logístico?

A nivel logístico ha sido complicado, porque unos músicos son de Mallorca, otros de Madrid, etc... Y coordinar a tanta gente para viajar no es fácil. Además llevamos con nosotros unas pantallas LED, varios vehículos con los instrumentos... Complicado.

Y a nivel musical, ¿cómo valoran la experiencia?

Muy bien, porque era lo que necesitábamos hacer, tocar con más vientos, guitarras eléctricas, violines, dos cantantes más. Y el tema de los visuales también ha sido muy grande. Todo para hacer crecer a las canciones, lo cual ha sido un gustazo de experimentar. Pero esto ya se acaba, porque el formato nació con fecha de caducidad.

Y en lo escénico, también habrá sido difícil coordinar a tanta gente sobre las tablas...

Sí, pasar de ser siete, que ya son muchos, a ser trece, es también complicado. Tuvimos que marcarnos unas reglas sobre cómo movernos, qué espacios ocupar en el escenario, etc. Al principio lo hacíamos al tun-tún, pero después uno de nosotros empezó a ver los ensayos desde abajo, para ver qué se podía mejorar, y así fuimos sacando nuestro método. También mirándonos en vídeo, como los equipos de fútbol.

Han salido mucho fuera de España, ¿requiere mucho trabajo contactar con promotores extranjeros?

En realidad, muchos de nuestros contactos los hicimos en un festival orientado a promotores que se hace en Holanda, como una feria. Y allí hay gente de todo el mundo viéndote, y se hacen muchos buenos contactos. Hemos ido incluso a China, tocando en hasta en centros comerciales, ¡jaja!, se ven escenas muy raras en esos sitios por la censura cultural que han vivido durante tanto tiempo. Pero lo más complicado es lo de llevar tantos instrumentos, te lo aseguro.

Para la despedida en La Riviera, ¿han preparado algo especial?

Bueno, como en Madrid tenemos muchos amigos, seguro que habrá unos cuantos invitados sorpresa. Pero lo más importante es que será la última oportunidad para ver a La Gran Pegatina.

¿Y después?

El 2 ed noviembre nos vamos dos semanas de gira a Alemania, volvemos un día a casa y después nos vamos a Sudamérica. Pero las Navidades las pasaremos en casa, eso es sagrado para nosotros.

¿Y cuándo habrá nuevo disco de La Pegatina?

Yo creo que en 2017, porque ya estamos empezando a maquetar nuevas canciones.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios