David Bisbal posa durante su entrevista con ABC
David Bisbal posa durante su entrevista con ABC - ABC

David Bisbal: «No podría trabajar si no tuviese cerca a mi familia»

La gira «Hijos del Mar» llega al Teatro Real de Madrid dentro del Universal Music Festival, con las entradas agotadas desde hace meses

MadridActualizado:

El 1 de noviembre de 2011 David Bisbal celebró sus diez años de carrera con un concierto muy especial: su debut en el Teatro Real de Madrid. La ocasión lo valía, así que su discográfica dejó documentada la velada en un DVD en directo que se convirtió en el más vendido de la temporada en nuestro país. Había sido un año duro en lo personal tras separarse de Elena Tablada, pero lejos de encerrarse en sí mismo, el artista almeriense emprendió una de sus giras más ambiciosas con 128 conciertos en recintos tan emblemáticos como el Royal Albert Hall de Londres, el Carnegie Hall de Nueva York o el Luna Park de Buenos Aires.

Hoy, seguro que habrá estado recordando aquel agridulce 2011 antes de volver a subir al magno escenario del Teatro Real, donde presentará su último disco, «Hijos del Mar», ante una audiencia plagada de VIPs (habrá photocall para recibir a Eugenia Martínez de Irujo, Amelia Bono, Lydia Bosch, Belén Cuesta, Cristina Castaño, Elena Furiase, Andrea Molina y Rubén de la Red, entre otros) que agotó las localidades el pasado marzo, sólo una hora después de que salieran a la venta.

¿Cómo se siente ante este regreso al Teatro Real de Madrid?

Muy, muy emocionado, no sólo por volver a un escenario tan especial y tan bello, sino por el marco que ofrece el festival Universal Music, con un cartel tan imponente. Es una maravilla compartir escenario con artistas tan grandes. Mi concierto está dentro del «Hijos del Mar Tour», pero quiero hacer algo especial, que se aleje un poco del show habitual de la gira, al menos durante una fase del espectáculo. Quiero hacer algo que recupere o recuerde algo de ese concierto que grabé en el Teatro Real, y que ahora recuerdo como algo muy importante en mi carrera porque fue la primera vez que exploraba con mi voz de una manera distinta. Cuando desde Universal Music nos ofrecieron la posibilidad de abrir el festival a varios géneros, me pareció una idea fabulosa volver.

Desde el pasado abril es Embajador de UNICEF, ¿qué ha significado para usted esteombramiento?

Me sorprendió mucho. Hace unos cuantos años me nombraron amigo de UNICEF para un un proyecto con el sistema de orquestas de Caracas, en Venezuela. Después de unos años trabajando en otros lugares como República Dominicana o México, y después de componer «Duele Demasiado», una canción dedicada a los niños que han sido víctimas de las guerras, me nombraron Embajador y me lo tomo no como un premio, sino como algo muy serio, una responsabilidad muy grande. Esto no es como cuando te dan un Grammy, esto es importante.

Hablando de los Grammy, que ya tiene tres... ¿Está satisfecho con la expansión internacional de su música?

Estoy trabajando en muchos países de Europa y Latinoamérica. Después de terminar la gira española iré al Auditorio Nacional de México, que siempre es un sueño para mí. Iré dándome más a conocer, y me ha hecho especial ilusión el concierto en Londres junto a Sebastián Yatra, Juanes y Juan LuisGuerra.

Ha sabido madurar en una industria que ha sufrido muchísimos cambios. ¿Qué le aporta ser un artista a día de hoy?

A nivel personal, lo más gratificante es la relación que se ha forjado con los clubes de fans, y los amigos que he hecho en todo este tiempo. Poder nutrirme de la cultura de otros países, latinoamericanos y europeos, me ha hecho más grande como persona. Y eso revierte en la música. Pero a día de hoy, lo más importante para mí no es mi trabajo. Es mi gente, mi familia y mis amigos. Paso mucho tiempo trabajando, eso es cierto, pero no podría trabajar si no tuviese cerca el núcleo más importante en mi vida, que es mi familia.

El mar, al que dedica su último disco, se ha convertido en una fran pasión para usted. ¿Qué lugares recomienda para bucear?

Y tanto. Bucear con esa paz y tranquilidad es de las cosas más relajantes del mundo. Ya he practicado submarinismo en bastantes sitios, México con sus corales y sus cenotes es muy especial por ejemplo. Pero para recomendar siempre tiro de la tierra: Cabo de Palos, en Murcia; Cabo de Gata, en Almería, en la parte donde está sumergido el barco Arna, y la Isla del Toro en Mallorca, que es simplemente increíble.