Cultura - Música

«Chapter and Verse», un disco para acompañar las memorias de Bruce Springsteen

El álbum contiene dieciocho canciones, cinco de ellas inéditas, para hacer un recorrido por la carrera del Boss y acompañar la publicación de sus memorias, «Born to Run»

Bruce Springsteen
Bruce Springsteen - REUTERS
PABLO CARRERO Madrid - Actualizado: Guardado en: Cultura , Música

Ciertamente saturadas las estanterías de las tiendas de discos de todo tipo de colecciones y discos recopilatorios de Bruce Springsteen, se antoja el concebido para acompañar el jugoso libro de sus memorias una muestra un tanto raquítica en la que, eso sí, destaca de forma sobresaliente la inclusión de cinco canciones inéditas, certero gancho que convertirá este álbum en objetivo ineludible de los seguidores del Jefe.

«Chapter and Verse» trata de recoger, en apenas una docena de canciones (las cinco inéditas son anteriores a su despegue discográfico), la abrumadora trayectoria de Bruce Springsteen, una carrera que arranca en enero de 1973 con «Greetings from Asbury Park» y que mantiene el tipo hasta primeros de los ochenta, mostrando a partir de entonces un evidente declive creativo, si bien es cierto que no han faltado ocasionalmente unas cuantas buenas canciones incluso en sus discos menos afortunados.

La selección que ofrece el álbum, pues, es una brevísima pincelada en la que, naturalmente, están piezas tan emblemáticas como «Born to Run», «The River», «Badlands» o «4th of july, Asbury Park (Sandy)», pero en el que cualquier aficionado echará inevitablemente en falta muchos otros títulos igualmente trascendentes. El gran atractivo, pues, de esta nueva recopilación reside esencialmente en las cinco canciones inéditas que incluye, que son las siguientes:

«Baby I». Encarna con más solvencia que nadie el rock más clásicamente americano, pero también Springsteen empezó a hacer música seducido por la «British Invasion», la avalancha de grupos beat que, procedentes de las Islas Británicas, inundaron el mercado discográfico americano en la primera mitad de los años sesenta. Su primera banda fue The Castiles, que emulaban con desigual fortuna a sus colegas del otro lado del charco. «Baby I» fue escrita por Springsteen junto con el guitarrista George Theiss, y es una especie de arrebata versión de los Beatles más desmelenados.

«You can’t judge a book by looking at the cover». Firmada por Willie Dixon, era una de las canciones favoritas del circuito del rhythm and blues británico de los primeros años sesenta (The Animals, The Rolling Stones, Yardbirds, Alexis Korner…). La versión de los Castiles es ortodoxa y enérgica.

«He’s guilty (The Judge Song)». Pertenece al repertorio de Steel Mill, la banda que luego daría lugar a la E Street Band, y en la que ya militaban tres de sus miembros, Danny Federici, Vini López y Steve Van Zandt. Grabada en 1970 es una pieza prototípica de la época, en la que se mezcla rock poderoso a lo Led Zeppelin con algo de psicodelia.

«The Balld Of Jesse James». Seguramente la pieza más valiosa del lote. Se intuye ya, por fin, el camino por el que iba a adentrarse su autor a partir de entonces. Un medio tiempo un tanto oscuro un poco a la manera de The Band en una línea en la que abundaría en sus primeros discos.

«Henry Boy». Grabada como maqueta, fue posteriormente presentada para formar parte de su primer álbum… sin embargo, no pasó el corte.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios