Nieves Herrero en La Botica de los Lectores, en el barrio de los Remedios
Nieves Herrero en La Botica de los Lectores, en el barrio de los Remedios - RAÚL DOBLADO
BIOGRAFÍA

Nieves Herrero: «Carmen Franco no le perdonó a Suárez que legalizara el PCE»

La periodista presentó en Sevilla su libro sobre la vida de la hija del dictador

SEVILLAActualizado:

«Lo que comenzó siendo una petición de la editorial se terminó convirtiendo en un reto periodístico». Así resume la periodista Nieves Herrero la gestación de «Carmen» (Esfera de los libros), el testimonio novelado que ha escrito tras largas conversaciones con Carmen Franco, la hija del dictador que, aquejada de una enfermedad terminal, le ha contado su vida desde el inicio de la Guerra Civil. El libro lo presentó ayer en una librería de los Remedios, La Botica de los Lectores.

Hasta ahora, la única hija de Francisco Franco se había negado a dar entrevistas, salvo las excepcionales que mantuvo con los historiadores Stanley G. Payne y Jesús Palacios, que también dieron lugar a un libro. El proyecto del testimonio novelado surgió de la Esfera de los libros y la propuesta llegó a Nieves Herrero, quien envió sus libros a Carmen Franco y le solicitó una entrevista. «A los tres meses me dijo que fuera», explica Nieves Herrero, y «fui con la grabadora».

Ahí se iniciaron unas conversaciones «que fueron de menos a más y en las que me ha permitido preguntarle de todo, desde si Franco tenía un doble hasta cómo era su padre».

Observar desde la mirada de su hija el carácter del dictador es uno de los grandes atractivos de este libro. Nieves Herrero relata cómo Carmen Franco le explicó el cambio que experimentó su padre con la Guerra Civil. Antes, cuenta, «tenía un padre que pasaba tiempo con ella y con el que podía cantar hasta zarzuela». Sin embargo, después de la guerra «es como si fuera otra persona completamente diferente, con el que compartía una vida siempre rodeada de gente».

Los únicos momentos de intimidad eran las cacerías. «Era el momento en que se veían un poco más privadamente, al tener que estar muchas horas esperando, aunque no se pudiera hablar mucho. Ella comprendió que fue un quinto lugar en la vida de su padres, que ocupaba un lugar que no era preferente, algo que asumió con naturalidad».

De hecho, continúa Nieves Herrero, «Carmen Franco admira a su padre. Es crítica con su final, porque piensa que debería habérsele dejado morir en casa y no haberle prolongado la vida de forma artificial».

«Es una mujer fuerte. Una mujer acostumbrada a obedecer y ocultar sus sentimientos»

Entre los años de la dictadura, la periodista destaca los recuerdos que le contó Carmen Franco sobre la muerte de Carrero Blanco y cómo afectó a su padre. «Cuando se enteró del atentado de ETA pensó: ese atentado va contra mi padre y fue consciente de que de alguna manera Franco comenzó a morir. Ahí quedó herido de muerte. Parece ser que nunca había llorado Franco y ahí se le vio llorar».

La llegada de la democracia trajo cambios para la familia Franco. «En la transición le fue muy mal. También afirma que en democracia les fue mejor con el PSOE que con la UCD, porque había como una obsesión con ellos. De hecho, no le perdonó a Adolfo Suárez legalización del PCE. Para ellos fue un golpe bajo. Esperaban que llegaran cambios y que la democracia era imparable, porque era una de las ideas que tenía el Rey, pero no sabían que con eso venía la legalización del PCE», comenta Nieves Herrero.

Estos y otros episodios que relata la periodista ofrecen también un retrato de Carmen Franco como una mujer «fuerte», explica, «que está enseñada a ocultar sus sentimientos. Alguien que se sorprende a sí misma cuando llora, como en la muerte de su primer nieto. Es una mujer acostumbrada a obedecer y ocultar sus sentimientos. Que puede parecer dura, pero que no lo es, sino que asume con naturalidad lo que le viene en la vida. Tiene un cáncer terminal y lo asume con esa naturalidad que lo asume todo».