Clara Sánchez

«Los nazis que vivían en España me parecían un peligro presente»

La escritora habla de su nueva novela «Cuando llega la luz» en la que recupera a los personajes Sara y Julián, los protagonistas de la novela «Lo que esconde su nombre», con la que obutvo el Premio Nadal en el año 2010

Clara Sánchez ayer en Sevilla
Clara Sánchez ayer en Sevilla - RAÚL DOBLADO
JESÚS MORILLO Sevilla - Actualizado: Guardado en: Cultura , Libros

Clara Sánchez (Guadalajara, 1955) ganó el Nadal en 2010 con «Lo que esconde su nombre» (2010), una novela en la que sacaba a la luz a los nazis de la tercera edad que vivían confortablemente escondidos en Alicante y que vivieron durante años amparados por el régimen de Franco. Seis años después ha recuperado a Sandra y Julián, los protagonista de aquella novela, en su continuación «Cuando llega la luz» (Destino), donde los nazis ancianos pierden protagonismo en favor de las «nuevas generaciones de cachorros que vienen empujando fuerte y que quieren sustituirles», explica la autora, en una suerte de metáfora del auge de los fascismos que se detecta en algunos países europeos.

La escritora presentó ayer su novela en la Biblioteca Infanta Elena de Sevilla, donde acudió tras estar unas semanas de promoción en Italia, donde su última novela se ha situado en el número uno de las listas de los más vendidos. «Llevo varias novelas ya traducidas al italiano, mi literatura les gusta, al igual que en España, pero quizás allí me han hecho más conocida, en el sentido de que voy todos los años varias veces, estoy mucho en los medios y me encuentro muchísimo con los lectores», comenta.

La decisión de escribir una segunda parte de la novela que le dio el Nadal la explica Clara Sánchez en que «había cosas que se quedaban colgando y que yo quería resolver, pero como tuve unas circunstancias un poquito desagradables cuando se publicó... porque me escribieron algunos que reconocieron a parientes suyos dentro de la narración, así que dejé pasar el tiempo. Y me ha venido muy bien, porque estos seis años han sido de maduración de personajes y de formación de otros muchos. Los que leyeron la primera novela se van a encontrar con Sandra y Julián, pero también con otros personajes que les van a sorprender».

Porque en «Cuando llega la luz», esta escritora ha introducido a las nuevas generaciones devotas de aquellos nazis que aparecen en la novela, como el Carnicero de Mauthausen. «Esos viejos nazis, que parten de una experiencia mía personal, quedan ahora en un segundo plano por las nuevas generaciones» de la ultraderecha, emergente en varios países europeos. «De alguna manera he dado una llamada de alerta con esta novela sobre que estos están aquí. Quieren el relevo de los otros y el nazismo no se ha acabado. Sobre todo, ahora con estos partidos que se han organizado y que se han hecho fuertes, que nos tendrían que dar un poco de miedo».

Porque en las novelas de Clara Sánchez el pasado no es un tiempo cerrado, sino que como en estas o en «Entra en mi vida», su novela sobre bebés robados, sigue latente en el presente. «El nazismo es una cosa del pasado, pero que repercute ahora, como estamos viendo con los grupos neonazis de ultraderecha, porque cuando salió “Lo que esconde tu nombre” me decían que esos nazis eran muy viejos y que tenían un pié en el otro mundo. Eso me asombraba, porque aparte de lo peligrosos que eran por todo lo que habían hecho, esos nazis me parecían que eran un peligro latente y presente. Además, eran símbolos, que le dan factura ideológica a las nuevas generaciones. El pasado en mis novelas está creando un pálpito en el presente».

Pese a lo que podría parecer, por el peso de los nazis o la investigación que realizan sus protagonistas, «Cuando llega la luz» no es una novela de género, en palabras de su autora. «Mis novelas no las veo de género, porque es muy difícil clasificarlas. Podría ser un policíaco, pero no; podría ser novela histórica, pero no; podría ser una novela de amor, pero no, porque no es una novela complaciente con ninguna de estas cosas. Como persona he aprendido de este forcejeo con la realidad y con los géneros»

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios