Álvaro Bilbao
Álvaro Bilbao - JAIME GARCÍA
ÁLVARO BILBAO

«Acostar a los niños con un dispositivo móvil tiene un efecto negativo sobre el sueño»

Según el autor de «Todos a la cama. Cómo ayudar a tu bebé a dormir con amor y confianza» estos estímulos excitan al niño y lo que necesitamos para dormir es calma

SEVILLAActualizado:

Álvaro Bilbao es doctor en Psicología, neurosicólogo, marido y padre de tres niños. Doctor en Psicología de la Salud por la Universidad de Deusto después de haberse formado como neuropsicólogo en el Hospital Johns Hospkins y el Kennedy Krieger Institute en Baltimore, así como el Royal Hospital for Nurodisability en Londres, ha colaborado con la Organización Mundial de la Salud y sus investigaciones le han valido varios premios. Acaba de publicar su tercer libro «Todos a la cama. Cómo ayudar a tu bebé a dormir con amor y confianza», que esta semana ha presentado en el Teatro Municipal de Écija

- ¿A quién va dirigido este libro?

- Lo primero que quiero decir es que no es un método. En el libro hablo de distintas perspectivas, distintas estrategias para ayudar a las familias a entender mejor el sueño de los niños y para contribuir a que esas diferencias de ritmos entre los niños y los padres se acorten y encuentren un punto de encuentro. Creo que los padres de niños entre 0 y 2 años de edad lo van a encontrar interesante y útil, aunque ofrezco estrategias para otros problemas con los que los padres se encuentran como el hecho de que los niños algo mayores no quieran meterse en la cama llegada una hora, el que nos pidan el vaso de agua, los despertares nocturnos etc.

- ¿Es preferible que en una pareja acueste a los niños siempre el mismo?

- Posiblemente, en una primera fase de habituación sí. Todos nos beneficiamos de las rutinas para dormir, en ese sentido, psicológicamente los adultos podemos dormir peor si cambiamos de cama. En el caso de los niños los brazos, la voz de los padres son como su cama. Conviene que por lo menos durante un tiempo sean lo más parecidos posibles.

- El hecho de acostar a los niños pronto ¿es mejor para los hijos o para sus padres?

- Depende de la edad. En el caso de los bebés es mejor para los padres, porque el niño dormirá sus horas. En el caso de los niños algo mayores que ya tienen horarios escolares es muy importante para su desarrollo y aprendizaje.

- ¿Ha aplicado estas estrategias con alguno de sus hijos?

- Sí, claro. Siempre escribo sobre temas que conozco y he experimentado. En realidad son millones de padres los que ayudan a sus hijos con estrategias similares. Algunos los meten en el coche porque saben que se duermen, otros utilizan otras estrategias, pero son muchos los padres que utilizan su instinto y el ensayo y error para entender qué es lo que hace que el niño se relaje y finalmente se duerma. Yo sólo he utilizado los conocimientos que tengo sobre el cerebro para darle un sentido y una explicación.

- ¿Cuáles son las principales causas por las que un bebé pueda perder el sueño?

- El sueño del bebé es distinto del de los adultos. Sus ciclos son más cortos y eso hace que se despierten. También tienen un estómago más pequeño lo que provoca que el hambre les demande comida cada menos tiempo. Todo es totalmente natural. Pero también es realidad que no vivimos en un mundo natural; aquí hay luz eléctrica, televisión, horarios laborales y los padres muchas veces tienen que luchar contra estímulos artificiales que mantienen al niño despierto y buscar soluciones para conciliar el sueño del adulto con el del niño.

- ¿Existe algún remedio mágico para que un niño se quede dormido a la misma hora?

- Por lo general el sueño suele ocurrir a la misma hora. Y si estamos en el lugar indicado, con los estímulos adecuados y el estado de ánimo adecuado el niño se dormirá. Aunque en los niños esto no esté todavía bien establecido, todos los niños acaban adoptando unos ritmos y hábitos de sueño.

- ¿De qué modo el hiperproteccionismo puede dañar a los niños?

- Sabemos que los padres hiperprotectores pueden tener un efecto negativo en el niño. Los estudios de la Universidad de Guma (Japón) indican que pueden reducir el desarrollo de la corteza prefrontal un área decisiva en la toma de decisiones y la resolución de problemas. Pero ojo, meter a un bebé en la cama no es sobreprotegerlo. Los estudios demuestran una y otra vez que compartir cama con los niños no merma su desarrollo intelectual o emocional.

- ¿Y los niños que acuestan con móvil o tablet?

- Tanto si son bebés y sus padres les leen un cuento como si son adolescentes y se acuestan mirando las redes sociales el dispositivo móvil tiene un efecto negativo sobre el sueño. El tipo de luz que emiten estos dispositivos retrasa la aparición de melatonina y esto provoca un retraso en la aparición del sueño. Además estos estímulos excitan al niño y lo que necesitamos para dormir es calma.

Álvaro Bilbao
Álvaro Bilbao- ABC

- ¿Es malo que los niños duerman en nuestra cama?

- No. Para muchos padres es una delicia. Además hay estudios que indican que los bebés que comparten cama duermen mejor, se vuelven más colaborativos y tienen todos los beneficios de la lactancia materna que entre otras cosas protege de cáncer en la vida adulta. A pesar de todo muchos padres prefieren no hacerlo, no les resulta cómodo o simplemente quieren que de manera progresiva y poco a poco el niño vaya durmiendo en su propio cuarto. Estos padres deben saber que pueden conseguirlo sin hacer llorar al niño.

- Tercer libro... ¿Prepara ya el cuarto?

- Siempre hay ideas en la cabeza, pero cada libro es casi como un hijo. No solo hay que escribirlo y promocionarlo sino que luego hay que mimarlo... yo por lo menos les dedico 2 años en exclusiva.

- Cada capítulo se ilustra con una frase célebre ¿cómo las recopila?

- Existen bases de datos en internet. Tardo mucho tiempo, aunque siempre intento dar con una frase que recoge el espíritu de ese capítulo.

- Y más de 200.000 seguidores en Facebook...

- La verdad es que es una gran satisfacción para mi saber que el mensaje de el cerebro de los niños llega a tanta gente. Las personas me siguen porque parto de una base científica, aplico sentido común y lo ilustro con mis experiencias familiares. Para mi es un orgullo que muchos psicólogos, neuropsicólogos y maestros se identifiquen con mis mensajes y animen a los padres a seguirme. El reconocimiento de los colegas es brutal y ellos también lo agradecen mucho porque mis publicaciones ayuden a los padres a entender lo que ellos les explican a diario.

- ¿El idioma influye en el sueño?¿Qué siente al ver sus libros traducidos a varias lenguas?

- El idioma no influye en el sueño. Los niños de todas las razas y lenguas duermen igual de mal... La verdad es que para toda la editorial es una grandísima satisfacción ver no solo que el libro se traduce a otros idiomas sino también que en los países donde se ha publicado está teniendo una grandísima aceptación de crítica y público. Ni en mis mejores sueños me hubiera imaginado un éxito internacional.

- ¿Cuál es la importancia del amor y la confianza a la hora de conciliar el sueño?

- Es fundamental. El truco para que un niño se duerma es que se sienta tranquilo y relajado y una de las mejores maneras de lograrlo es que se siente muy querido y protegido.

- ¿Cuál es la pregunta que más le suelen hacer los padres durante las conferencias que imparte?

- Cómo podemos reparar el hecho de haber dejado a nuestros hijos llorando para que aprendieran a dormir. Siempre les contesto con un mensaje tranquilizador. Yo no recomiendo a nadie que deje a sus hijos llorando sin atenderlos, pero también es cierto que, por lo menos de momento, no hay evidencias científias de que este tipo de prácticas provoquen lesiones o secuelas a nivel cerebral. Hay cosas mucho peores como gritarles, darles un azote, dejarles enchufados a la tele o la tablet toda la tarde o no darles cariño durante el resto del día.