El escritor mexicano Sergio Pitol
El escritor mexicano Sergio Pitol - SIGEFREDO CAMARERO

Sergio Pitol, una crítica sonrisa

El escritor mexicano, premio Cervantes en 2005, ha fallecido en su casa de Xalapa (Veracruz) a los 85 años

Actualizado:

Con Sergio Pitol (1933) parte un ejemplar del cosmopolitismo mexicano que viene de los años veinte, los contemporáneos y Alfonso Reyes: viaje, pacificación, elegancia crítica y crítica elegante. Su oficio de diplomático lo llevó a los confines de la Europa central, donde se tocan y se distancian los mundos eslavo, latino y germánico. Su gusto por la traducción literaria y el comentario de lecturas («El arte de la fuga») provienen de esa mixtura de mundos extranjeros convividos y observados con comedido entusiasmo.

Iniciado en el cuento y el relato breve, el núcleo de su obra se orientó hacia la novela, donde obtuvo sus mejores logros. De su amplio catálogo sustraigo, al pasar, tres títulos que lo definen y alcanzan su mejor nivel: «Juegos florales», «Domar a la divina garza» y «El desfile del amor». Describen un mundo del cual el narrador es crítico, pero que mide sus instrumentos de modo que la mirada inexorable se enternezca con una sonrisa apenas perceptible. Conoce las claves de ese ambiente suntuoso y de sutiles maneras que mezcla aventureros y agentes secretos con diplomáticos, damas inaccesibles y cortesanas accesibles.

Conoce sus códigos, sabe cuándo mienten, cuándo fingen y dónde se los puede sorprender en su verdad, que puede traducirse en dolor y enamoramiento, generalmente unidos. En esta encrucijada, Pitol ha mostrado finamente cómo un moralista puede preparar al psicólogo y cómo un observador de las costumbres acaba por retratar una comunidad de almas. Es el espejo donde ellos, sin saberlo, hallan su verdadero rostro.