Cultura - Libros

Natalia Sanchidrián: «A la gente no le puedes decir que sea optimista y ya está»

El libro «Volando Alto» habla sobre cómo gestionar las emociones y, sobre todo, los miedos y el estrés

Natalia Sanchidrián con el libro «Volando Alto»
Natalia Sanchidrián con el libro «Volando Alto» - ABC

La formadora en técnicas de liberación emocional Natalia Sanchidrián es la autora de «Volando Alto», un libro de ayuda sobre cómo gestionar las emociones y manejar los miedos y el estrés. Su trabajo, publicado el pasado mes de junio, consiste en recopilar todas las técnicas aprendidas a lo largo de su vida, ya sea a través de profesionales de su misma área o de psicólogos.

Inspirándose en la falta de información que recibimos desde pequeños sobre cómo entender y trabajar con nuestros propios pensamientos, Sanchidrián se ha propuesto enseñarnos a manejar sentimientos como la ira, la tristeza o el dolor.

-¿En qué consiste exactamente su trabajo?

-Soy formadora en técnicas de liberación emocional. Estuve en Inglaterra e hice unos cursos para saber gestionar y manejar el estrés. Además, hice un curso de «coaching» y me dedico desde entonces a formar y ayudar a personas a gestionar sus emociones y a manejar el sistema de creencias.

-¿Qué le ha llevado a escribir este libro?

-La verdad es que el libro lo escribí hace ya muchos años. Se trata de un conjunto de técnicas que he aprendido a lo largo de mi vida, ya sea gracias a profesionales como a psicólogos.

Cuando somos pequeños no nos enseñan a aprender a gestionar esas emociones, a saber cómo manejar una tristeza, una ira, un dolor... He visto cómo mi abuela no tuvo esa educación, ni tampoco mi madre. Esa ha sido mi principal motivación para escribir el libro.

-¿Es su primera publicación?

-Sí. Llevo escribiendo diarios desde que era pequeña, desde los ocho o nueve años. Aunque tengo escritos varios libros, todavía no he publicado ninguno, a excepción de «Volando alto».

-Imagino que debe ser difícil resumir todo lo que ha escrito con una sola palabra...

-Pues fíjate, si tuviese que elegir una palabra sería «ACTITUD».

-¿Cómo consigue ayudar a la gente a gestionar su dolor con la situación que está viviendo en España?

-No es fácil porque no todo el mundo tiene la misma capacidad para dejarse ayudar. Cuando vivía en el extranjero leí un día el periódico ABC, en concreto un artículo del director Bieito Rubido donde decía que una de las mayores crisis en España era la crisis del autoestima. Me fijé mucho en esa noticia, me inspiró y en agradecimiento le hice llegar al señor Rubido un ejemplar de mi libro.

A la gente no le puedes pedir que sea optimista y ya está, porque esto no funciona así, ojalá funcionase así, todo sería mucho más fácil. Aún así, lo que sí que es cierto es que nosotros tenemos la opción y la elección, porque podemos elegir, de enfocarnos o en el obstáculo, o en la posibilidad o en la oportunidad. Todo en esta vida tiene su parte mala pero también puede tener una parte buena.

«Nosotros tenemos la opción y la elección, porque podemos elegir»

En base a esto te contesto que en vez de pensar en todo lo malo que tiene España, ¿por qué no nos enfocamos en las cosas que realmente merecen la pena?

Hay momentos en los que aplicar esto es muy difícil... A veces hay una persona que está siendo desahuciada y que realmente lo está pasando mal. Dejando de lado estos casos, no todo en España es malo. España tiene cosas maravillosas.

-Debe de ser muy gratificante ayudar a las personas a sentirse mejor.

-Yo tenía mucho miedo a sacar el libro, pero llegó un momento en el que pensé: «Si con este libro puedo ayudar a tan solo una persona, ya habrá merecido la pena». Estoy recibiendo mensajes de todo el mundo, miles de mensajes y no me lo esperaba para nada.

No es gratificante, es lo siguiente a esa palabra. A veces es duro porque oyes cosas fuertes de gente que te cuenta sus desgracias. No obstante, yo ahora me siento como si fuese el canal de voz de muchas personas que como yo, no se atrevían y no se atreven a hablar.

Esto es lo que me llena y lo que me despierta cada día. Me queda mucho por aprender, me queda muchísimo por experimentar en la vida pero sí que es cierto que ahora al menos he entendido que podemos decidir y gestionar nuestras emociones. Y lo más importante, la actitud, la actitud nos condiciona mucho como personas. La actitud de querer salir adelante es lo que nos hace conseguirlo.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios