Cultura - Libros

Juan Pablo Villalobos gana el Premio Herralde de Novela

El escritor mexicano se ha alzado con el galardón por «No voy a pedirle a nadie que me crea» mientras que Federico Jeanmaire ha quedado finalista con «Amores enanos»

El escritor mexicano Juan Pablo Villalobos
El escritor mexicano Juan Pablo Villalobos - EFE

Juan Pablo Villalobos (México, 1973), maestro del humor torcido y del delirio novelado, se ha llevado el XXXIV Premio Herralde de Novela con «No voy a pedirle a nadie que me crea», una novela negra de humor aún más negro con la que el escritor mexicano se afianza como una de las voces señeras del catálogo de Anagrama, sello en el que se estrenó con «Fiesta en la madriguera». El galardón, dotado con 18.000 euros, también ha reconocido como finalista al autor argentino Federico Jeanmaire por su novela «Amores enanos».

Villalobos, afincado en Barcelona desde hace trece años, aterrizó en la editorial barcelonesa por casualidad -«pocas veces aterrizan en la mesa de un editor primeras novelas de un autor desconocido que sean tan buenas», ha celebrado el editor Jorge Herralde- y, después de firmar una disparatada trilogía mexicana que completan «Si viviéramos en un lugar normal» y «Te vendo un perro», entró en un proceso de crisis personal y creativa. «Me parecía que ya no podía vivir mis novelas como si fuera un escritor mexicano; ya no me sentía cómodo con la distancia de no vivir en México. Corría el riesgo de folclorizar mi propio país», explica.

La solución, añade, le ha llegado de la mano de «No voy a pedirle a nadie que me crea», un libro que no sabe si presentar como «una novela mexicana sobre Barcelona o una novela barcelonesa sobre México» y con el que vuelve a interrogarse sobre los límites del humor mientras cruza tradiciones literarias. Así, de de Pitol a Calders, de Mendoza a Monterroso y de Gómez de la Serna a Marsé, Villalobos toma como punto de partida su propia historia y su propio nombre para relatar cómo un estudiante mexicano que viaja becado a Barcelona para estudiar un Doctorado se ve involucrado «en una trama delictiva que no acaba de entender muy bien».

«No voy a pedirle a nadie que me crea», añade Villalobos es una novela «híbrida» que entremezcla géneros, anuda autoficción, enredos y novela negra y retrata lo que él mismo califica de «narcocapitalismo en la era de la globalización» en una Barcelona en pleno boom inmobiliario y poblada por «mafiosos mexicanos, políticos nacionalistas, okupas, feministas radicales, paquistaníes que simulan vender cerveza...».

«Es una novela humorísticaque explora los límites del humor como ya hice con la violencia del narcotráfico, la pobreza y la memoria histórica», añade el autor en referencia a sus anteriores novelas. «Es algo que me fascina: cómo hablar de estos temas desde una perspectiva humorística y saber cúal es el límite. Ahora estamos en una época de lo políticamente correcto; la gente no ve la ironía ni la parodia, y ahí es cuando viene el escándalo», apunta.

El jurado del premio, compuesto por Salvador Clotas, Paloma Díaz-Mas, Marcos Giralt Torrente, Vicente Molina Foix y el editor Jorge Herralde, ha destacado asimismo la gran calidad literaria de la novela «Cómo dejar de escribir», de Esther García Llovet, que también será publicada por Anagrama durante el primer trimestre de 2017.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios