El escritor Javier Cercas - J. M. SERRANO

Javier Cercas denuncia en un periódico alemán el «golpe de Estado» de los independentistas catalanes

El escritor ha publicado un artículo en el «Süddeutsche Zeitung» en el que asegura que los líderes detenidos no son presos políticos: «Ser elegido no otorga a nadie el derecho a derogar la democracia. Deberían recordarlo precisamente en Alemania»

Corresponsal en BerlínActualizado:

Tras las apresuradas voces en defensa de Puigdemont que se escucharon en Alemania después de su detención, en las últimas horas han surgido otras que ayudan a la opinión pública alemana a entender realmente lo que pasa en Cataluña. Uno de los periódicos más favorables a los separatistas hasta el momento ha sido el «Süddeutsche Zeitung» y a él, precisamente, ha dirigido un artículo el escritor español Javier Cercas denunciando la actuación de los líderes independentistas catalanes, a los que acusa de haber protagonizado «un golpe de Estado, lo que no implica forzosamente violencia».

El artículo identifica como objetivo separatista «desviar la atención de las acusaciones de corrupción que pesaban sobre sus políticos». En septiembre de 2017, recuerda, el Parlamento regional aprobó la ley del referéndum, declarada luego inconstitucional, y la ley de transitoriedad, con las que se proponían «cambiar de arriba abajo el derecho democrático» para constituir la república catalana. Estas puntualizaciones, que en España pueden parecer de Perogrullo, son muy pertinentes en Alemania, donde el conflicto de Cataluña queda reducido a imágenes de violencia policial y separatistas con ramos de flores en los informativos de televisión. El hecho de que Cercas sea percibido por sus lectores alemanes como un perfil de izquierda nada sospechoso de ideas totalitarias añade credibilidad a sus explicaciones.

Delitos graves

Se trató de «un descarado ataque al Estado de derecho» y un «golpe de Estado», un intento de anular el orden legislativo vigente y sustituirlo por un nuevo orden ilegal. Los líderes independentistas detenidos «no son presos políticos, sino que están acusados de delitos graves, como rebelión, que se aplica a quienes intentan un golpe de Estado». «Ser elegido no otorga a nadie el derecho a derogar la democracia. Deberían recordarlo precisamente en Alemania». Cercas es consciente del precio que pagará: «Cuando un autor empieza a hablar de política, la gente deja de juzgarlo por sus novelas y lo juzga por sus opiniones». Como extremeño que vive en Gerona, reconoce que no supo ver a tiempo el monstruo «porque me daba miedo o vergüenza».

«Me pregunto por qué alemanes bienintencionados creen que España no es un Estado de derecho tras 40 años de democracia y 32 en la UE». Y remata: «Una Europa unida es la única utopía razonable frente al explosivo cóctel independentista que mezcla victimismo histórico, egoísmo económico y xenofobia».