Cultura - Libros

Inma Chacón: «La emigración es muy frecuente en la historia de nuestro país»

La escritora presenta su sexta novela, «Tierra sin hombres», en la que homenajea a las mujeres gallegas que quedaron solas mientras sus hombres hacían las Américas

La escritora Inma Chacón
La escritora Inma Chacón - EFE

Como si se tratara de un poema novelado de Rosalía de Castro, Inma Chacón presenta «Tierra sin hombres», una de esas historias de emigración y abandono que marcaron a toda una generación de familias gallegas allá por los primeros años del siglo XX. Galicia sin hombres quedas/que te puedan trabajar, escribía la poetisa gallega en sus «Follas novas», y así quedan los personajes de esta novela. Las hermanas Elisa y Sabela y su madre Rosalía han perdido al cabeza de familia en el mar, y en el pueblo costero de Cobas los hombres jóvenes parten hacia América en busca de un futuro más esperanzador. Estas «viudas de vivos», como las llamaba Rosalía de Castro, deberán hacer uso de todas sus fuerzas de mujer para afrontar las circunstancias de soledad, desamor, pobreza y abandono.

«Hay gente en mi familia que ha tenido que salir fuera a buscarse la vida. El fenómeno de la migración es muy frecuente en la historia de nuestro país», explica la escritora, aunque la idea para esta novela fue un hecho real sucedido a la abuela de un amigo, Elisa. Ese fue el acicate para escribir el que ya es su sexto libro en prosa. «A menudo la emigración tiene un beneficio económico, para aquellos que se quedan, ya que los que marchan vuelven con dinero, pero hoy en día son los jóvenes los que se van a rehacer su vida entera para no volver, así que los que se quedan se quedan sin nada», argumenta Chacón, subrayando que la historia que ella cuenta es muy actual.

En esta novela, la autora encuentra una perspectiva original que le permite contar el fenómeno de la emigración de una manera diferente, y esta perspectiva es la de los que se quedan. «Quedarse es más difícil que marcharse. El que se va conoce nuevos mundos y encuentra nuevos futuros. Es más amarga la épica del que espera», una amargura que en las páginas de esta novela, queda revestida de la melancolía del clima gallego y de la anodina cadencia del mar que recuerda a los personajes la lejanía de los que se han ido.

El abandono y la soledad no son los únicos temas de esta historia. El amor, los celos, y la venganza también juegan un papel fundamental en la trama, que llevará a las tres mujeres protagonistas a enfrentarse a sus miserias y al implacable destino. La inocencia de las hermanas se verá truncada por el despotismo de la madre que se ha visto obligada a curtir su carácter para sacar adelante a sus hijas en la miserable situación en que se encuentran. Una historia que recoge retazos de «El amor en tiempos del cólera», «La Casa de Bernarda Alba» y otras muchas influencias reconocidas por la escritora.

Inma Chacón, aunque originaria de Zafra, Badajoz, rescata el ambiente gris y desolador de estas aldeas gallegas que quedaron huérfanas de hombres. «La aldea es un personaje más de la obra, que evoluciona junto al los demás a lo largo de la historia», explica la autora que reconoce que una de sus grandes influencias a la hora de escribir «Tierra sin hombres» fue precisamente Leopoldo Alas «Clarín» y la forma en que este convierte la ciudad de Vetusta en un personaje más en «La Regenta». La influencia de otros autores como García Márquez, Gonzalo Torrente Ballester, y desde luego, Rosalía de Castro ha sido fundamental, según la autora, para construir esta obra.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios