Cultura - Libros

Homenaje de Italia a Dario Fo

Pésame de la instituciones, de la política y la cultura. Se destaca su gran protagonismo en el mundo del teatro, su capacidad de innovar y el haber sido conciencia crítica

El dramaturgo Dario Fo ha fallecido a los 90 años
El dramaturgo Dario Fo ha fallecido a los 90 años - EFE
ÁNGEL GÓMEZ FUENTES Corresponsal En Roma - Actualizado: Guardado en: Cultura , Libros

Italia rinde homenaje a Dario Fo. Un aluvión de emocionadas reacciones se han producido en el mundo cultural y político. El Senado le ha dedicado un minuto de silencio. En esta Cámara fue senadora su mujer Franca Rame, elegida en el 2006. El primer ministro, Matteo Renzi lo describe en una nota como protagonista de la vida civil: «Con Dario Fo Italia pierde uno de los grandes protagonistas del teatro, de la cultura y de la vida social en nuestro país. Su sátira, el trabajo de escena, su poliédrica actividad artística son la herencia de un gran italiano en el mundo».

En muchas de las reacciones, se recuerda su permanente sonrisa, como hace el escritor Erri De Luca: «Hoy ha muerto el más alegre premio Nobel de Literatura de siempre. En lugar de una lágrima, hay que dedicarle una sonrisa». Así precisamente lo recuerda el ministro de Bienes Culturales, Dario Franceschini: «Nos ha dejado el gran Dario Fo. En los ojos tengo todavía su alegría mientras describía cada objeto en la apertura del Museo Fo en Verona».

Especialmente emocionado ha sido el saludo del escritor Roberto Saviano en Facebook: «No hay intelectual, poeta, escritor, dramaturgo, actor a quien yo esté más ligado que a Dario Fo. Fue un auténtico genio, no solo en el teatro y en la literatura, sino sobre todo de la vida».

Emocionada también la reacción del cómico Beppe Grillo, fundador del Movimiento 5 Estrellas, fuerza política por la que Fo sentía simpatías: «Estarás siempre con nosotros», ha dicho Grillo. Y su movimiento lo saluda así: «La muerte de Dario Fo priva al país de una gran voz crítica, una guía civil y espiritual».

En nombre de la ciudad de Milán, donde residía el premio Nobel, el alcalde Giuseppe Sala, le rinde homenaje: «Fo ha sido uno de los mejores intérpretes de la historia de nuestro tiempo. Milán no olvidará sus enseñanzas».

Un látigo para la política

En la generalidad de elogios hacia Fo, hay también alguna relevante excepción, como la del presidente del grupo parlamentario de Forza Italia en la Cámara de Diputados, Renato Brunetta: «Ninguna hipocresía. Dario Fo nunca me gustó. Conmigo usó términos racistas, haciendo referencia a mi baja estatura. Paz a su alma».

La mayoría de las reacciones destacan no solo «la pérdida de un extraordinario hombre de teatro, un innovador, un combatiente civil», como hace el exvicepresidente y exministro de Cultura, Walter Veltroni, sino también se pone el acento en su coraje para ser conciencia crítica. Dario Fo se mostró en su obra y actividades como un látigo contra la política y a menudo también con la religión. En Italia se recuerda todavía su participación en la RAI en el 1977 con «Misterio Bufo», su obra maestra. En la sátira de Fo que criticaba a Bonifacio VIII se vio un ataque al Papa Pablo VI y el vicario de Roma, el cardenal Ugo Poletti, envió este telegrama al entonces primer ministro, Giulio Andreotti: «Haciéndome intérprete de innumerables ciudadanos y organizaciones romanas, expreso dolor y protesta por la desacralizadora y anticultural transmisión televisiva». Dario Fo fue siempre contracorriente y suscitó escándalo incluso cuando recibió el premio Nobel.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios