Sergio Ramírez deposita su legado en la Caja de las Letras
Sergio Ramírez deposita su legado en la Caja de las Letras - EFE

Una carta manuscrita de Rubén Darío y otra de Sandino, el legado de Ramírez a la Caja de las Letras

Acompañado por su mujer, sus tres hijos y sus ocho nietos, ha cumplido así con la tradición que siguen desde 2007 todos los autores distinguidos con el principal galardón de las letras españolas

Actualizado:

Dos cartas manuscritas, una del escritor Rubén Darío y otra del revolucionario Augusto C. Sandino, se guardan desde hoy y hasta 2022 en la cámara acorazada de la Caja de las Letras del Instituto Cervantes; es el legado que Sergio Ramírez ha depositado pocos días antes de recibir el Premio Cervantes.

Ramírez, acompañado de su mujer, sus tres hijos y sus ocho nietos, ha cumplido así con la tradición que siguen desde 2007 todos los autores distinguidos con el principal galardón de las letras españolas al dejar un legado en la antigua caja de seguridad bancaria que acoge en su sótano la sede del Cervantes.

«No podía dejar nada mejor en la Caja de las Letras que la firma, de su puño y letra, de dos nicaragüenses que me legaron un país», ha recalcado Sergio Ramírez (Masatepe, 1942), que ha dejado su legado en la caja de seguridad número 1475 de la Caja de las Letras, donde permanecerá guardado hasta el 5 de agosto de 2022, fecha en la que escritor y exvicepresidente de Nicaragua cumplirá 80 años.

A cambio ha recibido, como el resto de las personalidades que han depositado su legado en anteriores ocasiones, la llave de la caja de seguridad y un certificado acreditativo del depósito. El Premio Cervantes ha confesado que pensó en varias opciones al intentar decidir qué dejar en la caja: una pluma o estilográfica no le convencía porque ya no escribe a mano, ni tampoco una máquina de escribir, que ya no usa desde hace 30 años.

La «esencia» de Nicaragua

Por eso, ha traído de su archivo personal dos cartas manuscritas por dos personas que representan para él «la esencia» de Nicaragua «con la palabra y la dignidad».

El director del Instituto Cervantes ha destacado cómo con este legado entra en la Caja de las Letras la historia de un país en el que han estado siempre muy presentes la literatura y la política.

La Caja de las Letras cumplió recientemente su primera década como «cápsula del tiempo» en la que una treintena de escritores, artistas, músicos, científicos, cineastas o actores han dejado bajo llave objetos personales en alguna de las 1.800 cajas de seguridad.