UNA LENGUA GLOBAL

La vuelta al mundo en español

Los corresponsales de ABC analizan la situación de nuestra lengua en puntos clave

Actualizado:1234
  1. Estados Unidos, la potencia del idioma en crisis

    Manifestación de hispanos en Estados Unidos
    Manifestación de hispanos en Estados Unidos

    Cualquiera que haya visitado Nueva York o Los Ángeles lo sabe. «No hace falta saber inglés». No solo porque es casi imposible no encontrar a alguien que hable español en los restaurantes o atracciones turísticas de estas ciudades, sino porque el porcentaje de hispanos es tan alto que casi toda la información oficial está en la lengua de Cervantes. La inmigración hispana ha convertido a EE.UU. en superpotencia del español. Solo en Los Ángeles se habla más español que en todo Uruguay. Y según, esos datos, EE.UU. sería el segundo país con más hispanohablantes solo superado por México. Su poder económico cada vez es mayor en EE.UU., donde los hispanohablantes han visto como su poder adquisitivo se ha duplicado desde 1990. Las compañías se vuelcan. Canales como Univisión o Telemundo están al nivel de las grandes cadenas estadounidenses en algunas zonas y también hay avances en la cultura popular.

    Sin embargo, aunque el número de hispanohablantes crece por su fortaleza demográfica, el porcentaje de los que hablan español disminuye. Según un estudio de Pew Research Center, el 78% de los hispanos hablaban español en 2006, mientras que en 2015 cayó al 73%. Es una tendencia habitual en las familias inmigrantes. El otro peligro es de corte político. EE.UU. es una excepción entre los países del mundo: no tiene idioma oficial. Pero cada vez más estados -ya son 31- y entidades locales han aprobado leyes para que el inglés sea la lengua oficial en las comunicaciones estatales. La retórica antiinmigrante también ha puesto al español en el disparadero. JAVIER ANSORENA (NUEVA YORK)

  2. El castellano avanza en Brasil, pese al Gobierno de Temer

    Una ley aprobada en 2005 obligaba a las escuelas brasileñas a dar clases de español, pero un decreto del año pasado retiró esa exigencia y dejó como segundo idioma prioritario apenas el inglés. Uno de los argumentos para ese cambio propuesto por el Gobierno de Michel Temer, fue la falta de profesores del idioma en las escuelas públicas, lo que perjudicaba el cumplimiento de la ley. La falta de estructura de las escuelas hace que los brasileños busquen aprender español por su cuenta, para complementar sus carreras, ya que el país es cercado por vecinos de lengua española. La llegada de empresas españolas a Brasil en las últimas dos décadas, ha convertido al idioma en una ventaja competitiva en el mercado laboral. España ha oscilado últimamente entre el primer y tercer principal inversor extranjero, al lado de Estados Unidos y China.

    Según datos del Instituto Cervantes, hoy hay seis millones de estudiantes de español en el gigante de más de 200 millones de habitantes. Cálculos del Gobierno estiman que cerca de 30 millones de brasileños deben hablar español en el 2025. Para el director del Instituto Cervantes de São Paulo, Juan Carlos Vidal, el español sigue siendo un idioma de potencia en Brasil, por los fuertes vínculos con Europa, pero también por las relaciones económicas y culturales con los países vecinos del Mercosur, y por la presencia hispana importante en Estados Unidos, uno de los principales destinos de viaje y negocios de los brasileños. Por esos motivos, la retirada de la exigencia del español en los currículos escolares es polémica, incluso entre políticos aliados al presidente. La senadora Lídice da Mata llegó a decir que no tenía sentido darle prioridad al inglés, tan distante de la realidad brasileña. La diputada Jandira Feghali consideró la norma «un retroceso». BEGOÑA GOYZUETA (SAO PAULO)

  3. México y su exportación de telenovelas

    México es el país con el mayor número de hablantes de español del mundo, lo que confiere a los dialectos que se hablan en la antigua colonia un peso capital dentro de la lengua que usan a diario unos 550 millones de personas. Culturalmente, su industria televisiva es de gran relevancia a la hora de difundir la lengua española: se producen cientos de telenovelas que son exportadas a otros países latinoamericanos y, sobre todo, a EE.UU. De hecho, el «mexicano» es el tipo de español que suelen aprender los estadounidenses debido a los estrechos lazos culturales y los millones de emigrantes que viven en la primera potencia. Una de las características que más sorprende del español de México es la exquisita educación en el uso del idioma. Constantemente se dice «gracias» y «por favor», además de utilizar expresiones diarias como «¿mande?» en vez de «¿qué?» o «permiso» al retirarse de la mesa o pasar al frente de alguien. No obstante, hay palabras que a oídos de un español chirrían, como es el caso de «calientito» -no «calentito»- o expresiones que sacan de quicio como «ahorita», que, en realidad, significa «lo haré cuando me apetezca» o el contradictorio «luego-luego», que quiere decir ya.

    Por otro lado, el español mexicano está plagado de nombres de lugares provenientes de los idiomas mesoamericanos, llenos de «x» -que generan el sonido «j» como en México y Oaxaca- o el extraño «tl» que aparece en nombres de lugares como el de estado «Tlaxcala», el municipio de «Tlalnepantla» o el volcán «Popocatépetl». De esas antiguas lenguas prehispánicas, proviene la palabra «tiza», que en «náhuatl» se decía «tizatl», «chocolate», formada por «xoco» (amargo) y «atl» (agua); o «tocayo», cuyo origen es «tocaitl» Y, como en otras partes de América Latina, esta el continúo uso de la «s» para sesear las vocales acompañadas por «z» y «c» que hace que muchos mexicanos cometan fallos gramaticales constantemente. ADRIÁN ESPALLARGÁS (MÉXICO)

  4. Auge de nuestro idioma en China

    Concurso de español en la televisión estatal china
    Concurso de español en la televisión estatal china

    Con más de 34.000 alumnos matriculados en un centenar de universidades, el español está en pleno auge en China, el mayor mercado educativo del mundo. Debido a las crecientes relaciones comerciales con Latinoamérica cada vez más estudiantes escogen el castellano frente a otros idiomas, aparte del inglés, hasta ahora predominantes, como el japonés, el ruso, el francés o el alemán. De forma experimental, colegios públicos de Pekín lo imparten como segunda lengua obligatoria, con las mismas horas lectivas que el inglés. Sus perspectivas para el futuro son todavía mejores porque las autoridades barajan implantarlo como segundo idioma a nivel nacional. Buena prueba de este interés es el concurso que celebra la televisión estatal CCTV para elegir al chino que mejor hable la lengua de Cervantes, cuyos ganadores acaban de visitar La Rioja como parte del premio.

    Desde su inauguración en 2006, el Instituto Cervantes de Pekín ha formado a miles de chinos que también se han enriquecido con su bien surtida biblioteca y sus numerosas actividades culturales. «Con 4.500 matrículas en el centro de Pekín, el año pasado se inscribieron para el Diploma de Español de Lengua Extranjera (DELE) 6.000 estudiantes, entre un 30 y 40 % más que en 2016», explica su directora, Inma González Puy. Unas cifras que, a su juicio, indican el «crecimiento exponencial del español en China porque no solo lo estudian los niños, sino también los empleados de compañías con intereses en Latinoamérica, lo que está haciendo que las academias privadas crezcan como champiñones». PABLO M. DÍEZ (PEKÍN)