MÚSICA

Verdi y Ricordi, un matrimonio para el arte

La exposición del Teatro Real permite reconstruir el proceso creativo y productivo que hicieron posible el nacimiento de una ópera como «Otello»

Carta enviada por Verdi a su editor, Giulio Ricordi, desde Madrid en 1863
Carta enviada por Verdi a su editor, Giulio Ricordi, desde Madrid en 1863

La exposición sobre «Otello» en Madrid tiene entre sus objetivos el de contar a través de los documentos del Archivo Histórico Ricordicómo se llegó a la realización de una ópera tan compleja por un compositor que estaba en el cénit de su carrera y había encontrado en el editor Ricordi el mejor compañero de viaje. «Es difícil a menudo saber dónde termina uno y empieza el otro –explica Pierluigi Ledda–. Hubo una suerte de alianza entre ambos para la consecución de estos grandes proyectos. Aunque está claro que Verdi tenía un control muy fuerte. No era una persona fácil, pero era extremadamente lúcido».

El emparejamiento entre los figurines y las fotos de los cantantes en traje de escena ofrece la posibilidad de ver cómo había sido pensado el vestuario y cómo se realizó en concreto. Los bocetos y las maquetas de la escenografía también hablan del cuidado y el esmero con el que se acometió la primera representación de la ópera. La escena del acto II resultó muy laboriosa. Verdi decía que tenía que haber una cristalera y nunca estaba satisfecho con las soluciones de los escenógrafos. En una carta, el compositor les recomienda que vayan a Nervi, un pueblo cerca de Génova, a ver el atrio del Eden Hotel, que se acercaba mucho a su imagen ideal de cómo tenía que ser la escena.

Revivir el estreno

Otra pieza única de la exposición es el libreto de la «premier» que tenía en sus manos Giulio Ricordi, donde apuntó el desarrollo del espectáculo, qué números se bisaron, los aplausos y las salidas de artistas y compositor al final de cada acto: «Es un documento que nos permite revivir la velada del estreno –explica Ledda–. La familia Ricordi tenía la costumbre de escribir en el libreto lo que ocurría durante la representación, era una suerte de crónica resumida».

Aunque sin relación con «Otello», se ha querido incluir en la exposición una carta que Verdi envió a su editor en 1863 desde Madrid, donde estuvo con motivo de la representación de «La forza del destino».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios