ARTE

Un universo que es «multiverso»

Hace un par de años, la Fundación BBVA puso en marcha unas cuantiosas becas de ayuda a la videocreación. Los resultados de su primera edición se muestran ya en Madrid

Imagen del documental de Sally Gutiérrez «Ta acordaba tu el Filipinas?»
Imagen del documental de Sally Gutiérrez «Ta acordaba tu el Filipinas?»

«Multiverso» presenta por vez primera en exposición los trabajos realizados con las Ayudas a la Creación en Videoarte de la Fundación BBVA, convocadas en el año 2014, con el fin de facilitar la producción de obras de videocreación de una serie de artistas españoles. Los diez elegidos en esta primera edición han sido Juan Carlos Bracho, David Ferrando, Sally Gutiérrez, Marla Jacarilla, Juan del Junco, Natalia Marín, Regina de Miguel, Lois Patiño, Andrés Senra y Daniel Silvo.

Una iniciativa, sin duda, necesaria y pertinente, ya que supone la posibilidad de llevar a cabo materialmente proyectos artísticos dentro de un área de creación, como es la del videoarte, que, por sus especiales características sintácticas y tecnológicas, requiere habitualmente de una gran inversión en medios y en dinero para su producción.

Que no sea por dinero

De esta forma, los videocreadores pueden abordar proyectos más complejos y ambiciosos sin que las necesidades económicas sean un condicionante insalvable. Una vez producidas estas propuestas, se les brinda igualmente la oportunidad de mostrarlas al público, como ocurre ahora en la sede madrileña de la Fundación BBVA. Viajarán también con posterioridad a su sede en Bilbao.

La muestra es una buena oportunidad de tomar el pulso al estado actual de la videocreación en nuestro país, y comprobar asimismo la gran variedad de registros, opciones, discursos y propuestas que un medio como este, en continua transformación, encierra. Y el diagnóstico es, en líneas generales, positivo, garantizando la buena salud del presente de un lenguaje en constante crecimiento, así como también la de su propio futuro, ya que una buena parte de los artistas seleccionados cuenta con menos de cuarenta años de edad.

Son diez trabajos excepcionales en los que están representados una gran variedad de temas, formatos y géneros

Esta diversidad se aprecia claramente, pues, en la polisemia de mensajes y contenidos de las obras: una amplia reflexión que abarca desde la ficcionalidad imaginaria de ciertas invenciones literarias (Marla Jacarilla), pasando por el extrañamiento cultural, social y vital de unas migraciones forzadas (Andrés Senra); las distintas representaciones de un paisaje: poética (Lois Patiño), crítica y nostálgica (Juan Carlos Bracho); la desaparición de un idioma en determinadas sociedades coloniales (Sally Gutiérrez); la nada inocente proposición de que, una vez más –Oscar Wilde «dixit»–, la naturaleza imita al arte (Daniel Silvo); el empoderamiento tiránico de la imagen como dialéctica que nos comunica e incomunica (David Ferrando Giraut); el registro de un mensaje primigenio, claro, plural y moribundo como puede ser el canto de las aves (Juan del Junco); las inevitables grietas y fallas que subyacen en toda utopía (Regina de Miguel); o también el intento de cartografiar determinados y frecuentes ciclos biosociológicos de la ciudad: creación, ascensión, clonación y simulacro (Natalia Marín)…

Así, como señala Laura Baigorri, coordinadora de la muestra y profesora titular especialista en Arte y Nuevos Medios en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Barcelona, se trata de «diez trabajos videográficos excepcionales en los que están representados la variedad de temas, formatos y géneros de la videocreación en el panorama actual. Los artistas han producido cuatro ensayos, una «road movie»/«land art», un documental, una serie videográfica –que reúne videocreación, entrevistas, videoclip y «performances»–, una «videoperformance», una videoinstalación y un alegato».

La de cal y la de arena

El proyecto valora fundamentalmente el sentido poliédrico y multidisciplinar de un lenguaje de expresión creativa tan plural como el videoarte, que recurre a muy diversas vías de expresión y de narración, incluyendo en este caso el concurso y el diálogo de diferentes mecánicas artísticas, entre otras, las instalaciones, el arte objetual, la fotografía o la literatura. Un universo que acaba por convertirse en «multiverso»

Dentro del buen nivel colectivo de las obras expuestas destacaría especialmente «Tiempo vertical», de Lois Patiño; «La part maudite», de David Ferrando; «Ojalá estuvieras aquí», de Andrés Senra, y «Dust/Polvo», de Daniel Silvo.

Finalmente, otro de los valores añadidos de esta iniciativa es el excelente y estudiado montaje y puesta en escena de las diferentes obras que la conforman. Todas ellas se despliegan ante el público cuidando mucho su presentación, y atendiendo a la amplia diversidad de planteamientos, tanto conceptuales como formales y expositivos que proponen, algunos realmente complejos en su ejecución y contemplación. En este sentido, incluso se han habilitado distintos espacios, con unos horarios establecidos, que ofrecen la posibilidad de ver íntegramente aquellas piezas de más larga duración.

Como contrapunto de algún modo negativo, señalar que las especiales características del edificio de exposición –en su tiempo, el Palacio del Marqués de Salamanca–, de incómodo acceso para el espectador por sus dimensiones y pomposidad, me temo que no van a facilitar precisamente una gran afluencia de público.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios