Moisés Pérez Albéniz posa en su galería de nombre homónimo
Moisés Pérez Albéniz posa en su galería de nombre homónimo - María Alcaráz
ARTE

Moisés Pérez de Albéniz: «En España falta educación y conocimiento en el arte»

El galerista Moisés Pérez Albéniz explica que los fallos de la sociedad son una fuente de trabajo para los artistas. ARCO es su próxima parada

MADRIDActualizado:

Cuando en 2015 la galería Nogueras-Blanchard expuso en su estand de ARCO un vaso con agua del artista Wilfredo Prieto valorado en 20.000 euros, gran parte de los medios nacionales hicieron una crítica pueril en busca del clic fácil. Durante los siguientes tres días, media España bromeó sobre la cantidad de obras millonarias que tenía en su cocina. Sin embargo, cuando Duchamp colocó en 1917 un urinario en un concurso y más tarde explicó su idea todos aplaudieron su gesto de «rebeldía». A nadie en el mercado del arte se le ocurriría comparar su «Roca» con la pieza de uno de los máximos exponentes del dadaísmo. ¿Por qué no existe ese respeto con el arte contemporáneo? Moisés Pérez de Albéniz, dueño de una de las galerías referentes del país, explica sus impresiones.

«Vendemos a veces cosas muy raras, pero conocer el contexto artístico es fundamental para entender que quiere transmitir el artista», explica el dueño de la galería de nombre homónimo. El valor reside en la idea. El arte contemporáneo exige al espectador la necesidad de conocer qué se quiere transmitir y no quedarse en lo superficial. Por ende, se requiere un esfuerzo por parte del público que, según Pérez de Albéniz, no todo el mundo está dispuesto a realizar.

A modo de ejemplo, menciona a la artista Doris Salcedo que en 2007 motivada por temáticas sociales abrió una grieta en el suelo del Tate Modern de Londres. Así fue como simbolizó la brecha entre la humanidad y la falta de humanidad. «Para quien no conociera su intención sólo era una grieta, ¿entiendes?», aclara.

Falta de apoyos

La prestigiosa galerista Soledad Lorenzo dijo en una entrevista que las artes plásticas son el ámbito de la cultura peor entendido en el país. Las palabras de Moisés Pérez no parecen estar lejos de esta idea: «En arte es muy fácil ridiculizar, pero una cosa es tener opinión y otra opinión fundamentada. En España falta educación y conocimiento». Y añade: «A los grandes pintores les dan un valor técnico, pero no artístico. Hay gente que puede pintar bien, pero eso no significa que sea arte. Es necesario que asentemos unas bases antes de debatir qué es y qué no es».

Moisés, expresidente del Consorcio de Galerías Españolas de Arte Contemporáneo, repasa el panorama actual y asegura que «estamos pasando una época terrible con la prensa, hace falta más conocimiento y menos desinformación».

Asimismo, reconoce que le preocupa que los medios utilicen las palabras de manera «caprichosa» y considera que actualmente se da mucha información sesgada. Eso sí, admite que los fallos de la sociedad son un buen campo de trabajo para los artistas. De hecho, sus paredes blancas acogen obras de una lista de 20 creadores con los que persigue una constante: mostrar lo que ocurre en el mundo.

«Cuestiones sociales, de género o política, entre otras. Mis artistas hablan de estos temas y es lo que me interesa», explica Pérez de Albéniz. Para él el arte lo engloba todo y sirve de ventana para comprender el mundo. De hecho, la última exposición de Moisés Pérez de Albéniz (MPA) ha sido «Exclusiones y censuras», una muestra donde se trató la homosexualidad o las cuestiones de género. «Dentro de la diversidad de la sociedad hay muchos ámbitos que me interesan para mi espacio», reconoce.

«Levanta el telón» es la última exposición relacionada con la cultura urbana
«Levanta el telón» es la última exposición relacionada con la cultura urbana-María Alcaraz

22 años. Esa es la cifra que Moisés lleva en el mercado del arte. Dos décadas en las que ha establecido relaciones muy estrechas con coleccionistas. «Después de tanto tiempo ya sé lo que le interesa a cada comprador», asegura. Empezó a cosechar su éxito en Pamplona pero la crisis y el hecho de que Madrid reúna gran parte del sector artístico de España hicieron que en 2013 trasladara su proyecto a la capital. Su galería se encuentra en Dr. Fourquet, una de las vías con más espacios expositivos privados de la ciudad.

Cuando se le pregunta a un galerista o un artista qué es el arte contemporáneo la mayoría coinciden en su explicación. El arte contemporáneo es un espacio que concede la oportunidad de expresar lo que en otro ámbito no sería bien recibido. Es un canal más al igual que la música, la literatura o el cine que ayuda a la ciudadanía a cuestionarse el «establishment».

«El arte habla de hoy y la gente debe conocer la época en la que vive», recalca Moisés Pérez de Albéniz. Es tal su inquietud por acercar el arte a un público mayoritario que durante los días 14, 15 y 16 de diciembre su galería participó en el proyecto #mecomprounaobra, una nueva iniciativa de la Fundación ARCO, que busca dejar atrás la imagen del elitismo y atraer a nuevos públicos con obras a precios más reducidos. Por otro lado, aunque asegura que los artistas adolescentes tienen mucho interés en mostrar su visión de la sociedad, lamenta que en el lado opuesto existan pocos jóvenes que estén interesados en invertir en arte.

La responsabilidad de ARCO

«ARCO es para mí la feria más complicada porque la responsabilidad me pesa», revela Pérez de Albéniz. En la galería MPA llevan preparando la próxima edición de la feria de arte contemporáneo más importante de España desde hace unos meses. Asegura que mostrarse en su propio país le hace querer hacerlo todo muy bien y le lleva mucho tiempo organizar la muestra. «Siento que debo exponer a la mayor cantidad de mis artistas, suelo llevar en torno a 12, cuando en otras ferias llevo cuatro», añade.

El galerista, preguntado por si podía adelantar algún dato de su estand, aseguró que se verán obras recientes, pero también se encontrarán piezas de temporadas anteriores. Por ejemplo, Guillermo Mora llevará a la feria una serie de piezas que presentó en la apertura de temporada llamadas «Colección de fondos». Entre los nombres que ha escogido también se encuentran Iñaki Garmendia, Johanna Calle o Victoria Civera.

Moisés hace un repaso a la historia y recuerda que, salvo algunas excepciones hasta entrado el siglo XX, las mujeres no han tenido acceso a esta disciplina.

Éste galerista insta a apoyar los proyectos artísticos femeninos. Para él son figuras fundamentales porque abordan temas muy controvertidos desde una óptica más radical. «Me interesa lo que dicen y cómo generan reacciones con su forma cáustica de expresarlo. Ellas son fuertes y radicales y eso me gusta», explica.

Un IVA desorbitado

Las galerías españolas siguen teniendo el mismo problema en las ferias de arte que los años anteriores: el 21% de IVA. Esto supone que los coleccionistas durante las ferias vacilen a la hora de comprar obras en un estand español. MPA y el resto de galerías coinciden en que es vital que se retome el diálogo para reducir el porcentaje porque al final el comprador decide invertir en espacios expositivos del extranjero.

«A los coleccionistas se les puede pedir un ejercicio de responsabilidad -que compren a galerías españolas siempre que sea al mismo precio- pero no un ejercicio de estupidez», concluye Moisés. El Consorcio presentó en 2013 un informe al tribunal de Bruselas explicando la «indefensión» a la que, según explican, están sometidos.