Donald Trump en uno de los mítines durante su campaña electoral
Donald Trump en uno de los mítines durante su campaña electoral - EFE
LIBROS

La furia planfletaria de Volpi contra Trump

El hacer literario del mexicano se pone al servicio de la prensa y sus premuras críticas en una serie de artículos

Actualizado:

Jorge Volpi nació en México en 1968 y hasta la fecha está consolidado como uno de los escritores latinoamericanos de mayor prestigio. Detalles ya conocidos pero que apunto como introducción para contextualizar el porqué y el cómo de este breve libro que nace con la premura de la actualidad de un mundo gobernado por locos, que lo mismo aprietan un botón nuclear que nos ahogan con el último botón de la camisa bien ajustado. Si Volpi no fuera mexicano y no tuviera el muro de Trump enfrente tal vez no le hubieran quemado tanto los dedos a la hora de redactar esta serie de artículos que se editan ahora conjuntamente.

Los años o meses que cubren van de 2016 a 2017 y, en su mayoría, han sido publicados en el diario mexicano «Reforma». Por eso resulta acertado que desde la portada misma se califique como «panfleto urgente». Los panfletos tienen mucho que ver con la prensa desde que la prensa es prensa, pese a que se hayan sofisticado las tecnologías y los egos busquen algún premio Nobel. Mucho de planfleto tienen los veintidós textos reunidos, y sin avergonzarse de ello quien los escribe. Más que tomar la acepción de «libelo» que apunta la Real Academia, cogería para definirlos la de «opúsculo de carácer agresivo». No osbtante, es ahí donde se derrumban las expectativas de un lector que busca tesis más elaboradas que las panfletarias.

Citar a Voltaire

Jorge Volpi está cabreado con Trump -¿y quién no?- y lo espeta desde la primera cita con una frase de Voltaire «todo hombre es un soldado contra la tiranía». Volpi ha cogido el arma que ya empuñó su compatriota Carlos Fuentes contra George W. Bush durante las invasiones de Irak y Afganistán. Aquellos textos se publicaron en 2004 bajo el título de «Contra Bush». Jorge Volpi sigue la estela de Carlos Fuentes y de tantos otros escritores obligados a clamar en el desierto contemporáneo de ideas y de juicio. ¿Les suena aquello de la necesidad de que los intelectuales den un paso al frente cuando el mundo se derrumba a nuestro alrededor? Les suena, claro, aquí al lado: contra cualquier clase de tiranía.

El libro casi arranca (capítulo 3) con los artículos publicados cuando Trump aún no había ganado las elecciones a la presidencia de Estados Unidos. La sorpresa y el enfado de muchos, Volpi incluido, que a estas alturas de la historia y a la velocidad del rayo con la que fluyen las noticias creo que hubiera merecido la pena obviarlos para que los motores arrancasen ya calentitos. Volpi tiene gasolina para rato. Antes de este punto, vienen dos capítulos «aparte», a modo de prólogo, que cantan las cuarenta a Estados Unidos y a Europa -sociedades y políticos metidos en la misma carpeta- por jugar con el fuego de la hipocresía que muchas veces arrasa, desde el Brexit a la crisis de refugiados, a los populismos de distinta coloratura ideológica.

Jorge Volpi escribe con las teclas encendidas, y razones tiene, pero a veces pagan justos por pecadores. No entiende, como todos, que cuando el mundo es más sofisticado y debería hacernos la vida más fácil, justa y equitativa, resulta que está más loco y descontrolado. Jorge Volpi escribe un panfleto urgente que le sale de las tripas y del corazón y, a veces, la razón se escora. No obstante, su lectura es un placer.