Leonardo Sbaraglia es el omnipresente Félix
Leonardo Sbaraglia es el omnipresente Félix
SERIES

«Félix», lo extraordinario del hombre normal

El cineasta Cesc Gay echa más leña al fuego seriéfilo de Movistar+ con un «thriller» romántico en el que Sbaraglia se zampa la cámara

Actualizado:

Los abonados de Movistar+ ya tienen en la nevera alimento para una temporada. Seis capítulos de 50 minutos pueden saber a poco, pero equivalen casi a todo el cine que ha dirigido Cesc Gay en la última década. Al autor de Truman, Ficció y En la ciudad, de hecho, le ha llevado tres años completar Félix, su primera incursión televisiva y probablemente no la última. La miniserie es un thriller norteño, más que nórdico, en el que Andorra se destapa como gran escenario, donde más que disparos o persecuciones prima un intenso romanticismo y un soterrado (o más bien nevado) sentido del humor. El protagonista, Leonardo Sbaraglia, hace cosas impensables por encontrar a una mujer, Julia, a la que no necesita conocer bien para saber que le ha robado el corazón.

Parco desde sus títulos, Gay imprime su particular estilo a la serie sin dejar de respetar los códigos del nuevo formato. Es un elogio, pero algún conocedor de su filmografía podría tener su propia opinión. La legítima artimaña del creador para suavizar el aterrizaje en el medio televisivo consiste en encadenar tres películas, con sendos finales claramente diferenciados.

Es una trilogía del tirón, transgresora de un modo sutil. Las historias de amor, al contrario que las bélicas, suelen estar escritas por los perdedores, lo que casi siempre conlleva un tono cínico o de antihéroe, algún disfraz para ocultar las debilidades. Los personajes de Félix, sin embargo, son personas normales, felices, que hacen el amor y tienen las taras propias de los bípedos.

El personaje de Félix es, de hecho, una renovación del clásico tipo normal embarcado en situaciones que lo superan. Es Cary Grant en Con la muerte en los talones. El propio autor ha citado también a Harrison Ford en Frenético y a Bryan Cranston en Breaking Bad. Quizá el primer modelo sea el más cercano, porque aprovecha su torpeza física (Sbaraglia dice que se fijó mucho en Friends) y psicológica, aunque el sentido del humor no sea tan evidente en la serie. En la película de Hitchcock hay escenas desopilantes, como la subasta. La socarronería de Félix es más como la de Fargo, de nuevo la nieve de por medio, pero menos burlona.

Puede que estemos, en definitiva, ante la serie más completa de Movistar+ hasta la fecha. Podemos dejar fuera de concurso las comedias, Vergüenza y Mira lo que has hecho, por no hacer aún más odiosas las comparaciones. Quizá le cuesta algo arrancar o descubrir el tono, o puede que el espectador tarde en situarse en ese entorno desconocido, pero la historia se vuelve adictiva y el público no se fijará más en el lujo de la producción que en lo que de verdad importa, el destino de sus personajes.