Imagen que documenta el proceso empleado por Trullo para «Coined / Acuñados»
Imagen que documenta el proceso empleado por Trullo para «Coined / Acuñados»
ARTE

David Trullo: una exposición que vale un imperio

El fotógrafo David Trullo se propuso retratar a 96 de sus conocidos como si fueran antiguos emperadores romanos. Los resultados se muestran en el Museo Lázaro Galdiano, enfrentados a los fondos de su colección de medallas y monedas

MadridActualizado:

Hace un par de años, el fotógrafo David Trullo empezó a convocar en su estudio en el norte de Madrid a sus amigos y allegados (los familiares quedaron fuera de la selección) para empezar a fotografiarlos, de perfil, como si de antiguos emperadores romanos se tratase. Lo que en un principio arrancó como un divertimento con la fotografía en blanco y negro como herramienta, una vía de experimentación que no sabía a dónde le conduciría, dio un giro importante después de una visita del artista a una muestra del Museo Lázaro Galdiano (el mismo que ahora le acoge), donde descubrió unos antiguos esmaltes de Limoges del siglo XVII en los que fijó su atención.

«Entonces me di cuenta de que esas piezas –reconoce– estaban muy cercanas a lo que yo estaba investigando. Y que lo mejor era cambiar el soporte para mis fotografías, tender a la cerámica y así dejar de interesarme únicamente por la imagen bidimensional y centrarme en la misma como objeto».

Un número casi «redondo»

Lo que Trullo había puesto en marcha como un intento de crear su propio «imperio» personal («un autorretrato social a través de la gente más próxima»), representando a sus amigos como antiguos mandatarios, y, por ello, indagando una vez más desde el retrato en la articulación de la masculinidad y el ejercicio del poder, se convirtió en una propuesta expositiva para la misma Lázaro Galdiano, que se vio seducida por ella, y que hoy abre sus puertas bajo el título «Coined /Acuñados». Un total de 96 retratos (el número exacto de emperadores romanos reconocidos por los historiadores, desde Augusto hasta Rómulo Augústulo), enfrentados a otras tantas piezas de los fondos numismáticos de la fundación. De esta manera, la institución vuelve a colaborar con los artistas contemporáneos, haciendo dialogar sus conjuntos con la creación actual y poniendo sus contenidos en valor.