Cultura - Cine

Oliver Stone cuestiona en «Snowden» los métodos de la CIA

El director presenta en Toronto su película sobre el espía que filtró documentos confidenciales

Joseph Gordon-Levitt, en el papel de Snowden, en una imagen de la película
Joseph Gordon-Levitt, en el papel de Snowden, en una imagen de la película - ABC
MARIA ESTÉVEZ Toronto - Actualizado: Guardado en: Cultura , Cine

El pasado mes de mayo se cumplió el tercer aniversario de Edward Snowden en su exilio ruso, donde se refugió después de haber filtrado documentos clasificados como alto secreto sobre varios programas de la NSA. En Estados Unidos su cabeza tiene precio.

«El hecho es que el señor Snowden cometió un crimen muy serio», dijo entonces el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest. En las cloacas de internet, allí donde las personas se convierten en meros dígitos de un IP, hay Gobiernos que libran batallas contra sus propios ciudadanos. Edward Snowden es un héroe para unos, por desvelar al mundo, a bombo y platillo, que Estados Unidos espía a diestro y siniestro; amigos, aliados, enemigos y ciudadanos. Para otros, es un traidor que puso en peligro la seguridad del país.

Inspirándose en la historia del espía del milenio y en el documental «Citizenfour», realizado por Laura Poitras, el director Oliver Stone ha dirigido «Snowden», presentada ahora en Toronto, donde ha sido recibida entre ovaciones. Durante el transcurso de la película, por un momento, uno cree que el envite le ha salido bien; tan bien que parecería haberse recuperado al Stone de «Platoon», «Wall Street» y «The Doors», pero al final llegan las dudas.

Todos la rechazaron

Fiel a la realidad, Stone tuvo la oportunidad de entrevistar a Edward Snowden para dar su versión y narrar el filme con fidelidad, aunque, como aseguró, ningún gran estudio quiso producir su película. «Todos, absolutamente todos los estudios de Hollywood, la rechazaron», dijo el realizador, quien añadió que tuvo que recurrir a Europa para encontrar financiación y finalmente producir la película.

A pesar de contar con un elenco estelar, con Joseph Gordon-Levitt como Snowden, Shailene Woodley dando vida a su novia, Lindsay Mills, y Zachary Quinto como el periodista Gleen Greenwald, la cinta no contó con el apoyo de la industria norteamericana.

Desde su presentación en Toronto, Oliver Stone desafía al Gobierno norteamericano con un filme que cuestiona sus métodos de espionaje. «Vivimos en una sociedad que es un Big Brother, es necesario que los jóvenes sepan lo que ocurre y se eduquen sobre el nivel de escrutinio que existe en sus vidas», explicó el cineasta.

Pero Stone no siempre estuvo interesado en la vida de Snowden. «Me entrevisté tres veces con él, hasta que finalmente me rendí y decidí hacer este filme. Al principio no quería hacerlo, es la verdad. Las películas que contienen mucha actualidad pueden hacer mucho daño al director. Pero cuando un realizador se enfrenta a una buena historia acaba por claudicar y desear ser el primero en retratarla con su cámara. Snowden ha sufrido mucho, tenía solo veintinueve años cuando se atrevió a hacer lo que hizo. A mí lo que más me sorprende es su carácter, no se ha marchitado, ni ha perdido confianza en sí mismo».

«Stonedesafía al Gobierno con un filme que cuestiona sus métodos de espionaje»

El protagonista, Joseph Gordon-Levitt, pasó mucho tiempo estudiando la voz de Snowden para conseguir su característico tono y representarlo con exactitud. «Tuve la oportunidad de conocerle y debo decir que me pareció un ser humano educado y cordial. Snowden es un solitario, lo era cuando trabajaba en Estados Unidos; no tenía amigos, no hablaba con su familia, vivía en su ordenador y por eso tomó la decisión que tomó».

La cinta vive en dos tiempos distintos; por un lado, cuando Snowden se encuentra con la periodista Laura Poitras y el periodista Greenwald para rodar el documental «Citizenfour» y, por otro, en distintos momentos de la vida del protagonista.

Documental de DiCaprio

El actor Leonardo DiCaprio también presentó ayer en Toronto, como productor, su documental «Before the Flood», dirigido por Fisher Stevens. El filme forma parte de la campaña de DiCaprio para despertar inquietud global por el problema del cambio climático. El actor lució un escudo en el pecho como embajador de la Paz para las Naciones Unidas.

«He producido este filme intentado dar voz a la comunidad científica», dijo ante el público. «Llevamos mucho tiempo ignorando las predicciones de la comunidad científica y el 97% está de acuerdo en que somos los mayores contribuyentes del cambio climático. Estamos arriesgando el futuro en la tierra de las generaciones venideras». 

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios