Cultura - Cine

Ángela Molina y el ministro de Cultura rinden homenaje a Aute en San Sebastián

La actriz recogió esta mañana el premio Nacional de Cinematografía y lo dedica al público: «Necesito estar a vuestro lado»

Ángela Molina ha recogido el Premio Nacional de Cinematografía 2016 en el museo de San Telmo, en el contexto del Festival de Cine de San Sebastián, en una ceremonia que ha mezclado el boato del evento con la espontaneidad característica de la actriz. El ministro de Cultura, Íñigo Méndez de Vigo rindió un simpático homenaje a Luis Eduardo Aute, ingresado tras sufrir un infarto el mes pasado, junto a la actriz, al cantar juntos «Más cine por favor».

La palabra que más ha repetido la intérprete ha sido gracias. «Gracias a todos, sois los mejores. Necesito estar a vuestro lado», ha manifestado de inicio la Molina, musa de Buñuel y distinguido miembro de una saga familiar que sigue al pie del cañón. «Este diploma se lo merecen mis padres, que me enseñaron a no distinguir la vida del amor», ha dicho también, para culminar: «Amo mi oficio como se ama un misterio». Después, regalando sonrisas en medio de la ovación, se ha puesto una chapela.

El gen artístico

Después, el ministro de Cultura en funciones, Íñigo Méndez de Vigo, ha destacado la luz que tanto brilla en Ángela Molina, «que ha irradiado con sus papeles», y que la actriz atribuye al legado de su padre, Antonio Molina. El político ha recordado su paso por Cine de Barrio, cuando Concha Velasco le invitó, y donde comentaron «Esa voz es una mina», con el propio padre de la intérprete. «Ahí está el gen artístico de los Molina», ha apuntado.

En un discurso más largo que el de la artista, el ministro ha dicho que es una actriz «auténtica, arriesgada y original». Para terminar su parlamento, Méndez de Vigo ha tirado de Truffaut: «El cine es el arte de la mujer. Y con ella (por Ángela Molina) esto adquiere todo su valor». Antes, el político ha elogiado la buena salud del cine español (20% de cuota de pantalla), a la ciudad de San Sebastián en su «año grande» de capitalidad europea de la cultura y a José Luis Rebordinos, director del festival de Cine de la ciudad (al que en 2015 le otorgaron la Medalla de Oro de las Bellas Artes).

Para terminar el acto, el ministro y la actriz se han acordado de Luis Eduardo Aute, que está pasando «un momento delicado en el hospital». Y se han puesto a canturrear juntos «Cine, cine», del cantautor. Antes, Molina ha rememorado cuando el músico le pidió de joven que la cantara, y ella dijo que no. Por fin se saca la espinita. E imponiéndose la voz del ministro, que se sabía mejor la letra, han intentado entonar: «Cine, cine, cine. Más cine, por favor. Que toda la vida es cine y los sueños, cine son».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios