Detalle de «La visión de San Antonio»
Detalle de «La visión de San Antonio» - ABC
AÑO MURILLO

El San Antonio recortado de Murillo que llegó a Nueva York

Algunas obras de Murillo tienen una curiosa historia de desapariciones

SEVILLAActualizado:

Cuadros robados en la noche y que aparecieron en Nueva York, lienzos rajados y dispersos, extrañas desapariciones. El catálogo de expolios de la obra de Murillo está lleno de historias singulares, curiosas y hasta extravagantes.

Una de las más sorprendentes es la ocurrida al cuadro de «La visión de San Antonio» de la Catedral. Enrique Valdivieso, en su «Catálogo Razonado de Pinturas», relata esta historia sucedida una noche del 4 de noviembre de 1874. «Un enajenado que había quedado oculto durante la noche en la Catedral robó la figura de San Antonio, que recortó del resto del cuadro. El fragmento robado llegó hasta Nueva York al año siguiente, donde fue ofrecido a un anticuario», explica.

El anticuario reconoció el lienzo y se puso en contacto con el cónsul de España. Finalmente, fue devuelto y restaurado en 1875. Aún se aprecia la huella del corte.

Otro episodio insólito es el sucedido a «La Virgen con el Niño» también llamada «La Virgen cortada», que hoy se encuentra en la Walker Art Gallery de Liverpool. El lienzo estaba en el oratorio bajo del Palacio Arzobispal donde residió el mariscal Soult durante la Guerra de la Independencia.

Como era previsible, el militar francés se encaprichó de la imagen que ya contaba con una extraña historia. Al parecer, años antes un restaurador había aprovechado para robar la mitad superior del lienzo dejando en su lugar una copia. Esa mitad superior del cuadro había llegado a Inglaterra donde lo adquirió lord Overstone en 1862.

Los herederos de Soult intentan reconstruir el cuadro y negociaron con lord Overstone, que finalmente es el que consigue comprar la otra mitad. El murillo que estuvo más de un siglo dividido se reconstruyó y actualmente se puede ver completo en Liverpool.