POLÉMICA

El cartel del Festival de Cine, ¿plagio o reinterpretación?

El cartel de María Cañas genera controversia en las redes sociales por la reutilización de una imagen de un diseñador americano de los años 50

A la izquierda el cartel de María Cañas; a la derecha, la ilustración de Walter Popp para
A la izquierda el cartel de María Cañas; a la derecha, la ilustración de Walter Popp para - ABC

La polémica ha saltado en lasredes sociales a cuenta del cartel que ha realizado la artista multimedia sevillana María Cañas para la decimocuarta edición del Festival de Cine Europeo de Sevilla. Las acusaciones de plagio se han sucedido por cuanto Cañas ha reciclado para el cartel del certamen unailustraciónque realizó el estadounidense Walter Popp para la portada de la revista «Fantastic Story» en los años cincuenta del siglo pasado.

En la presentación del cartel no hubo ninguna referencia a la obra original por parte de la creadora sevillana, aunque tras la polémica generada, María Cañas salía al paso de las acusaciones de plagio en una entrevista colgada en la web del Festival de Cine Europeo de Sevilla, en la que recordaba que su trabajo se ha caracterizado por la apropiación y resignificación de imágenes que van desde el universo pop a la serie B.

«Rescato imágenes para traerlas a un contexto diferente y resignificarlas», explicó la artista sevillana, que se autodefine como la archivera de Sevilla y cuya producción se ha caracterizado por el reciclaje y la reasignación de nuevos signficados a imágenes de internet libres de copyright.

Respecto al cartel del festival, señaló en esa entrevisa que «la imagen que encontré en una de mis cacerías archiveras era un fragmentosin los títulos de portada de “Fantastic Story”, ni referencia a Walter Popp ni nada. Lo que sabía es que era una ilustración con licencia libre de derechos».

Con esta afirmación, María Cañas se defendía implícitamente de que no hubiera realizado ninguna referencia a la autoría de la imagen original en la presentación del cartel. Además, añadió que en su trabajo no se había simplemente apropiado de la imagen, sino que la había trabajado recontextualizándola yreasignándole nuevos significados.

«Decidí usarla, aplicando las técnicas de refotografía, escaneado, fotomontaje y muchas horas de postproducción. También busqué cantidad de imágenes de celuloide en llamas y las remezclé para conseguir un efecto pirómano vintage».

De esta forma, la artista realizó un cartel en el que, dijo en la presentación, quiso simbolizar «el espíritu incandescente del cine en resistencia» que caracteriza, en su opinión, al cine europeo y al festival sevillano.

La polémica está servida, entre aquellos que defienden la originalidad de la obra de arte respecto a cualquier otra consideración estética y los que optan por un punto de vista, en conexión con las últimas tendencias artísticas, que defienden una apropiación y reasignación de significados que, por otra parte, se remonta ya tiempos de Marcel Duchamp. En cualquier caso, la obra ha conseguido uno de sus fines: que se hable, y mucho, del Festival de Cine Europeo de Sevilla.

Toda la actualidad en portada

comentarios