Francis Bacon (a la izquierda) y Lucian Freud, retratados por Harry Diamond en 1974
Francis Bacon (a la izquierda) y Lucian Freud, retratados por Harry Diamond en 1974 - ABC

Salen a la luz grabaciones de Francis Bacon sobre Lucian Freud

La Tate Britain de Londres dedica, a partir del día 28, una exposición conjunta a ambos pintores británicos

Corresponsal en LondresActualizado:

Fueron, con permiso de David Hockney, los dos grandes pintores y artistas británicos del siglo XX. Su amistad fue icónica durante los años 50 y 60, así como lo fue su posterior rivalidad llevada hasta los últimos días de sus vidas. Tanto Lucian Freud como Francis Bacon hicieron resurgir la pintura en las islas británicas con sus diferentes estilos y, sobre todo, su tortuosa relación personal.

Por qué se quebró esa amistad aún es un misterio. Según Bacon, la culpa fue por la afición de Freud al juego. Y, según éste, el problema era el alcoholismo de Bacon. Los que les conocieron aseguran que algo de verdad tienen los dos. Pero un amigo de Bacon, Barry Joule, ha difundido estos días, con el permiso, dice, del propio pintor antes de morir, varias cintas grabadas con conversaciones entre ambos.

Las grabaciones, adelantadas por el diario dominical «The Observer», fueron donadas por Joule al periódico. Éste vivía cerca del estudio de Bacon en South Kensington y en 1978 comenzó su amistad, cuando Bacon le vio reparar la antena de televisión de un vecino y lo invitó a tomar champán. Hasta la muerte del pintor en 1992 compartieron confidencias.

«No quiere verme»

Algunas, como que Bacon se burló de Freud, ridiculizando una de sus pinturas en la colección de Charles Saatchi. Se lamentaba en 1982 de que éste ya «no quiere verme». Las palabras exactas, según Joule, fueron «ciertamente, los que [Saatchi] compró de Lucian son los peores que he visto en mi vida. Vi una cosa espantosa de un hombre tirado en una cama y dos cabecitas asomando por debajo de ella. Parecía ridículo». Barriendo para casa, Joule asegura que la amistad de Lucian Freud y Francis Bacon estaba manchada por los celos de Freud: «Dejó de hablar a Francis, para gran sorpresa de éste, y nunca cedió».

Sin embargo, parece haber otro elemento de disputa entre ambos. «Dos figuras», pintada en 1953, es una de las obras maestras de Bacon. Muestra a dos hombres desnudos en una cama. Se exhibió por primera vez en décadas en octubre del año pasado, cuando fue cedida al Museo Fitzwilliam en Cambridge. Esta había quedado en manos de Freud y el artista nunca permitió que se prestará a ningún museo o exposición, algo que provocó un enfado terrible en Bacon.

No hubo reconciliación

Éste, además, poseía un pesimismo fuera de lo normal, según Joule. En cierta ocasión le dijo: «Cuando muera, mis pinturas no valdrán nada, seré olvidado». Nada más lejos de la realidad. Una de sus obras cumbre, «Tres estudios de Lucian Freud», se vendió en 2013 por 127 millones de dólares.

Hubo momentos para la reconciliación, que ni uno ni otro quisieron aceptar. La primera vez fue cuando Freud llamó por teléfono a Bacon invitándole a una cena con motivo de la inauguración de su próxima exhibición. «La conversación fue seca y cortante. Solo se dijeron unas pocas palabras y Francis volvió enojado», asegura su amigo. «Nunca me presta mi cuadro y ahora me pide esto», comenta que espetó el pintor. La segunda vez fue en un café del barrio londinense de Marylebone, cuando Freud entró estando Bacon dentro y ninguno de los dos hizo el ademán de saludar al otro. La relación estaba completamente rota y un año después Bacon fallecía.

Estas revelaciones surgen semanas antes de una exposición conjunta del trabajo de ambos pintores en Londres. Será en la Tate Britain, a partir del 28 de febrero: «All Too Human: Bacon, Freud and a Century of Painting Life». La muestra reflejará esa compleja relación entre ambos.