Cultura - Arte

Las otras ventas de la baronesa Thyssen

«La esclusa» de Constable, vendida también en Christie's por 27,9 millones, fue el cuadro más valioso de su colección vendido hasta ahora

Muestra de ¬ęLa esclusa¬Ľ, de John Constable, subastada por 27,9 millones en 2012
Muestra de ¬ęLa esclusa¬Ľ, de John Constable, subastada por 27,9 millones en 2012 - John Constable

Carmen Thyssen sigue echando mano de algunas obras de su colección para conseguir liquidez, tal y como tiene estipulado en sus acuerdos vigentes con el Estado español. Las tres obras de arte asiático de la colección de la baronesa que Christie's subastó ayer se suman a las ventas de obras como «La esclusa» de John Constable (27,9 millones en Christie's) o a la de Villa Favorita, el palaciego hogar de la familia alemana durante 83 años (vendida en Lugano por 60 millones de euros a los herederos del empresario Giovanni Invernizzi).

En concreto, la casa de subastas puso a la venta una figura de bronce de gran tamaño de Buddha del siglo XIII o XIV que esperaba alcanzar entre los 497.000 y los 663.000 euros; un estela de piedra negra de Umamaheshvara, del siglo IX (entre los 83.000 y los 125.000 euros de salida), y una figura de bronce de Sambandar (497.000 y los 663.000 euros). No obstante, el montante económico obtenido dista mucho del de Constable, como es lógico.

Consolida así la baronesa su política de ventas en espera de negociar un nuevo contrato sobre su colección con el Estado español. Mientras las condiciones se concretan –y hay de plazo para negociar hasta fin de año–, el contrato firmado por ambas partes se mantiene sin modificaciones, aunque sin muchas expectativas. Estaba estipulado que Carmen Thyssen podía acceder libremente al 15 por ciento de la colección, porcentaje que menguó tras la venta en 2012 de «La esclusa» hasta el 12,79, y que también lo habrá hecho –aunque en menor medida– tras producirse la venta de las tres piezas asiáticas.

Pero el abogado de la baronesa, Miguel Pérez de Ayala, subraya a ABC que en el nuevo contrato podrían no mantenerse el método de cálculo o los varemos y por ello es apresurado decir hoy que la subasta modifica la colección en un sentido u otro.

Además del Constable, la baronesa vendió en el pasado un lienzo de Childe Hassam; su hijo Borja se llevó un Goya y un Giaquinto que reclamaba de su propiedad y buena parte de los cuadros españoles cuelgan en el museo de la baronesa en Málaga. Cada diez años hay que renovar el permiso de exportación de las obras.

Y en eso están el Ministerio de Cultura y Carmen Thyssen, que llevan dándose prórrogas para solventar la falta de acuerdo desde que caducase el que tenían en 2013, con hasta siete ministros de Cultura habiendo desfilado frente a la baronesa sin éxito. A finales de este año habrá que lograr un contrato de nueva planta, tras casi cuatro años de negociación.

Toda la actualidad en portada

comentarios