Cultura - Arte

Los nacionalistas y la izquierda se alían para tumbar el proyecto del Guggenheim Helsinki

Carpetazo después de cinco años de debate en el ayuntamiento de la capital finlandesa

El llamativo proyecto para el museo Guggenheim Helsinki
El llamativo proyecto para el museo Guggenheim Helsinki - ABC
CARMEN CALVO Corresponsal En Copenhague - Actualizado: Guardado en: Cultura , Arte

El sueño de Jussi Pajunen, alcalde de Helsinki, de contar con un Museo Guggenheim en la capital finlandesa ha llegado a su fin después de que el pleno del ayuntamiento tumbara el pasado miércoles la propuesta por 53 votos contra 32. Fueron cinco horas de debate en el que los nacionalistas del partido Perussuomalaiset (Verdaderos Finlandeses) y algunos partidos de izquierda se convirtieron en aliados, aunque por distintos motivos.

Pesaron las razones económicas, una vez que el gobierno de Finlandia había decidido en el mes de septiembre no participar en la financiación, a las que se añadió un sentimiento nacionalista que no veía con buenos ojos la instalación de esta franquicia «extranjera» del arte moderno. «Creo que ha sido una reacción ante la sensación de internacionalismo invasor, o una reacción contra la globalización», declaró Richard Armstrong, el director de la Fundación Solomon R. Guggenheim al diario «The New York Times» cuando conoció el resultado de la votación.

El proyecto tenía el respaldo de los partidos conservadores y de centro y era de gran interés para muchas empresas finlandesas, especialmente del sector de la construcción, la banca y el turismo, y estaba apoyado por la compañía aérea Finnair y por grupos hoteleros, que veían en el Guggenheim un revulsivo para la economía pues serviría para mejorar la posición de Helsinki como destino turístico y centro de arte, ya que es la capital de los países nórdicos donde los visitantes pasan menos tiempo.

Financiación

Desde que en 2014 se creara la Fundación de Apoyo al Guggenheim de Helsinki, presidida por el banquero Ari Lahti, la inciativa privada había conseguido recaudar cerca de 34 millones de euros, una cantidad que iba a servir para financiar parte de las obras de construcción del museo y para pagar la licencia anual por el uso de la marca que la institución neoyorquina había rebajado a la mitad, un millón de euros anuales. Se trataba de una aportación importante pero insuficiente para cubrir por entero los gastos del proyecto, estimados en 130 millones de euros, de los cuales, 80 millones debían ser sufragados por las arcas municipales o, para ser más exactos, por los contribuyentes finlandeses.

Guggenheim de Bilbao
Guggenheim de Bilbao- ABC

En los cinco años que ha durado este tira y afloja entre partidarios y detractores del museo, la Fundación Guggenheim ya había cedido en algunas de sus pretensiones económicas iniciales y se había hecho cargo de la convocatoria y la financiación del concurso arquitectónico para escoger el diseño del edificio. El concurso, que recibió más de mil setecientas entradas, fue ganado por el estudio francés Moreau Kusunoki con la propuesta «Art in the city» (Arte en la Ciudad) y consistía en un edificio de madera negra y vidrio con nueve pabellones y una torre en forma de faro, que iba a ser ubicado en la orilla del puerto sur, una zona céntrica de la ciudad donde el precio del terreno es muy elevado.

Acaba así un lustro de desencuentros en el que ni las rebajas, ni las aportaciones de los mecenas ni los supuestos beneficios económicos que el museo aportaría a la ciudad a largo plazo, que se calculaban en 16 millones de euros anuales y la creación de un millar de empleos, han sido suficientes para convencer a los representantes municipales. Tanto la Fundación Guggenheim de Nueva York como la de Helsinki han acordado cerrar el asunto, según ha explicado el diario local «Helsingin Sanomat». Una decisión que también ha confirmado Ritva Viljanen, concejal de Educación y Cultura de la capital finlandesa.

El Museo de Helsinki se habría convertido en el tercero de la Fundación Guggenheim en Europa, junto con el de Bilbao y la Colección Peggy Guggenheim en Venecia, y en el cuarto del mundo una vez se inaugure el de Abu Dhabi.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios