La coleccionista, ayer en la Nave 9 de Matadero, donde irá su colección
La coleccionista, ayer en la Nave 9 de Matadero, donde irá su colección - ISABEL PERMUY

«Madrid es una gran capital europea, puente con América Latina»

La aristócrata italiana Patrizia Sandretto Re Rebaudengo crea una fundación en nuestro país y traerá su colección a Matadero

MadridActualizado:

Muchos se preguntarán qué hace una aristócrata y licenciada en Economía y Comercio metida en el mundo del arte. La italiana Patrizia Sandretto Re Rebaudengo (Turín, 1969) es una de las grandes coleccionistas internacionales. Siempre ha vivido rodeada de arte. Lo lleva, dice, en el ADN. Lo mismo que su pasión por España. Sus padres tenían una casa en Cadaqués y ha pasado con su familia muchos veranos en la Costa Brava. Elegante y muy afable, confiesa emocionada, en un perfecto español y sin perder su eterna sonrisa, que el de ayer era un día muy importante para ella. Es una enamorada de nuestro país, de su cultura y de su gente. Se la ve feliz.

Había paseado ya obras de su colección por Madrid, Valencia, Málaga y Barcelona. Pero cuenta que «quería alargar los horizontes de mi fundación. Valoré distintas opciones y finalmente me decidí por Madrid, una gran capital europea, puente con América Latina. España es mi segundo país. Aquí tengo buenos amigos. Desde el principio me enamoré del maravilloso espacio de Matadero, de su fascinante arquitectura y de su comunidad, dinámica y comprometida». No resulta, pues, extraño que haya elegido esta ciudad como tercera sede de su fundación –creada en 1995, sin ánimo de lucro, como observatorio del arte actual–, la primera fuera de Italia. Las otras dos se hallan en Guarene d’Alba, un pequeño pueblo de las colinas piamontesas (abierta en 1997) y en Turín (2002). La coleccionista italiana sigue los pasos de Norman Foster. El arquitecto británico inauguró hace unos meses la sede de su fundación en un palacete de la calle Monte Esquinza de Madrid.

Nave 9 de Matadero

En el caso de Patrizia Sandretto Re Rebaudengo tendrá como sede la Nave 9 de Matadero, que ha sido cedida por 50 años por el Ayuntamiento de la capital y cuyo proyecto se presentó ayer en un acto multitudinario al que no faltó nadie del quién es quién del mundo artístico. Tampoco, su marido, Agostino, y sus dos hijos, ni la alcaldesa de Turín, Chiara Appendino. Según confirman los responsables del proyecto, la aportación del Ayuntamiento se limita a la concesión de la Nave 9 de Matadero (valorada en unos 6 millones de euros). La Fundación Sandretto Re Rebaudengo Madrid hará una inversión de 7 millones para la rehabilitación del espacio (dispone de dos plantas y cuenta con unos 6.300 metros cuadrados), que correrá a cargo de los arquitectos David Adjaye y Arturo Franco. Además, se prevén unas aportaciones, tanto por parte de la fundación como de patrocinadores, de unos 41,5 millones.

A partir de 2019, fecha en que se prevé abra sus puertas, se exhibirá permanentemente un centenar de obras de la Colección Sandretto Re Rebaudengo, que se renovarán periódicamente. Algo que no ocurre en las otras sedes. Las piezas serán cedidas en comodato. Aún no está cerrada la lista inaugural, aunque hay mucho donde elegir. En los 25 años que lleva coleccionando ha atesorado un impresionante legado. Su primera compra fue una pieza de Anish Kapoor. Centrada en el arte contemporáneo, le gusta confrontarse con el arte de su generación, conocer a artistas, visitar sus talleres... Su prioridad a la hora de adquirir una obra, dice, «es su contenido, que suscite preguntas y reflexiones». La nómina de artistas es impresionante: Damien Hirst, Maurizio Cattelan, los Chapman, Paul McCarthy, Steve McQueen, Richard Prince, Cindy Sherman, Andreas Gursky, Shirin Neshat, Mona Hatoum... y un largo etcétera.

Pero el proyecto no se limita a celebrar exposiciones. Es mucho más ambicioso. También habrá residencia de artistas y comisarios, talleres educativos... Sus objetivos son «apoyar y promover a jóvenes artistas y producir sus obras; acercar el arte contemporáneo a públicos más amplios, entablar un diálogo con el tejido social y cultural en Madrid y producir sinergias entre distintas instituciones culturales nacionales e internacionales».

Para la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, «es una necesidad abrir las puertas de la ciudad a las colecciones, que Madrid se llene de arte».