El museo Guggenheim, ayer durante la exhibición de «Reflections»
El museo Guggenheim, ayer durante la exhibición de «Reflections» - ABC

El Guggenheim se transforma en el lienzo de una espectacular fantasía visual y sonora

«Reflections» pone el broche al XX aniversario del museo vizcaíno

BilbaoActualizado:

El Guggenheim puso anoche el broche a su XX aniversario con un imponente espectáculo de luz y color que logró fascinar a las miles de personas que se congregaron en las inmediaciones del museo. Se trata de «Reflections» («Reflejos»), una fantasía visual y sonora que convierte al edificio de Frank Gehry en un inmenso lienzo en el que se proyectan las dos décadas de historia y creatividad de la capital vizcaína.

La exhibición, que se repetirá de forma gratuita cada noche hasta el próximo sábado, utiliza la centelleante superficie exterior del Guggenheim para plasmar las animaciones creadas para la ocasión por la productora británica 59 Productions. Tal y como explica el museo, algunas de las obras que se encuentran en el exterior del edificio, como el «Puppy» de Jeff Koons o la araña «Mamá» de Louise Bourgeois, tienen también un «papel relevante» en las transformaciones.

[Vea aquí la fotogalería de «Reflections»]

El propio Koons destacó que «Reflections» transformó «de manera radical el icónico edificio del museo Guggenheim» con «cientos de texturas, colores e historias». En este sentido, subrayó que el espectáculo será «sin duda» digno de verse: «Me gusta ver mi obra cubriendo todo el museo –afirmó–. Se trata de una especie de homenaje mutuo».

Por su parte, Leo Warner, director y fundador de 59 Productions, manifestó que con su obra la pinacoteca bilbaína «se embarcará en un viaje a cámara rápida a través de todo un año climático en el que se sucederán las estaciones, las nubes pasarán a toda prisa y unas delicadas auroras se reflejarán en las planchas de titanio». El edificio, añadió, «estará a merced de un sol abrasador o azotado por potentes tormentas eléctricas».

Por otro lado, las curvas y las caras del Guggenheim también se convertirán en organismos vivos: «La superficie se transformará en escamas de pez, plumaje de ave, facetas cristalinas y metal oxidado y degradado antes de “desintegrarse” en partículas digitales mientras la música nos transporta a la era de la informática», puntualizó.

«Reflections», que se alarga durante 20 minutos, ha sido patrocinado por el Ayuntamiento de Bilbao, la Diputación Foral de Vizcaya e Iberdrola. A lo largo de los cuatro días de exhibición, el museo espera convocar a más de 200.000 espectadores, por lo que las autoridades han recomendado el uso del transportes público para acudir a verlo con el fin de evitar atascos y problemas de aparcamiento.