Cultura - Arte

Francia restituye a una familia judía un cuadro expoliado por los nazis

El retrato del siglo XVI atribuido a Joss van Cleve acabó en el museo de Bellas Artes de Chambéry

«Retrato de hombre», de Joos van Cleve
«Retrato de hombre», de Joos van Cleve
ABC.es Madrid - Actualizado: Guardado en: Cultura , Arte

El ultraje a los Bromberg ha sido reparado 78 años después, con la devolución de un retrato del siglo XVI atribuido a Joos van Cleve. La ministra de Cultura francesa, Audrey Azoulay, ha restituido este lunes el cuadro a los hijos de este matrimonio judío de alemanes que se vieron obligados a abandonar su país durante la Segunda Guerra Mundial.

Los Bromberg se instalaron en París en 1938, pero también de la capital francesa tuvieron que huir hacia los Estados Unidos, vendiendo bajo coacción sus cuadros al anticuario Yves Perdoux, según relata Le Figaro. Una galería de Munich adquirió poco después el lienzo y lo revendió al museo de Linz, ciudad natal de Hitler, donde el dictador nazi pretendía instalar la mayor colección de arte alemán antes vista.

Al término de la Segunda Guerra Mundial, el cuadro de Van Cleve fue encontrado en las minas de sal de Altaussee, cerca de Salzburgo (Austria), junto a miles de obras de arte del expolio nazi. Fue depositado en Munich y en 1949 devuelto a Francia donde, como nadie lo reclamó, fue llevado al Louvre. Diez años después volvió a ser trasladado, esta vez al museo de Bellas Artes de Chambéry, con el código MNR 387 que indicaba que era un bien expoliado por los nazis y en busca de dueño.

Aunque con altibajos, los esfuerzos por encontrar a los legítimos dueños de las obras de arte robadas por los nazis no han cesado desde el final de la Segunda Guerra Mundial. La búsqueda continúa por parte de la Comisión para la indemnización de las víctimas de expolio (CIVS), pero conforme pasa el tiempo, resulta más difícil dar con ellos. Los descendientes, por lo general, saben que sus padres o sus abuelos fueron expoliados, pero ellos solo tienen un vago recuerdo de las obras y no suelen conservar certificados de propiedad.

El Ministerio de Cultura francés puso en marcha en 2015 un protocolo de búsqueda, sin esperar a que los herederos se manifiesten. Consiste en asociar el organismo representativo de los profesionales de la genealogía para identificar a los derechohabientes actuales. Este protocolo hizo posible el pasado mayo la restitución de un dibujo de Degas expoliado por los nazis a su legítima dueña.

En virtud de la convención firmada con los Genealogistas de Francia se ha asignado a esta entidad cinco otros casos que, según el departamento de Cultura, debería dar lugar a «próximas restituciones». Azoulay subrayó en mayo su voluntad de que las búsquedas de los herederos continúen «con fuerza» y el compromiso de su departamento para cumplir con el «deber de reparación legítima». Por eso, ha pedido otras iniciativas para mejorar el conocimiento de las obras entre 1933 y 1945, para que los carteles de los museos nacionales expliciten el origen de lo que exponen, y para que también se haga en los sitios internet y en cualquier otro soporte pedagógico.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios