Cultura - Arte

El director alemán del museo británico V&A dimite dolido por el Brexit

Martin Roth llevaba cinco años al frente del Victoria & Albert con un gran éxito de público

Martin Roth, en el centro, frente a la fachada del museo Victoria & Albert para anunciar la próxima exposición «Pink Floyd: sus restor mortales»
Martin Roth, en el centro, frente a la fachada del museo Victoria & Albert para anunciar la próxima exposición «Pink Floyd: sus restor mortales» - REUTERS

El Victoria & Albert de Londres, el mayor museo de artes decorativas del mundo, acaba de anunciar la marcha este otoño de su director desde hace cinco años, el alemán Martin Roth. En la nota de prensa se habla de su deseo de estar más tiempo con su mujer y sus tres hijos, pero se da por sentado que su renuncia atiende a su malestar ante el triunfo del Brexit. Roth, de 61 años, ha sido el impulsor de las dos exposiciones más vistas en los 164 años de historia del museo, las dedicadas a David Bowiey el diseñador Alexander McQueen, esta última con medio millón de visitantes. En su etapa el V&A ha alcanzado los 3,9 millones de asistentes anuales. Además, ha impulsado nuevas galerías y en 2022 abrirá una vanguardista sucursal en lo que fue el parque olímpico de los Juegos de Londres.

En unas recientes declaraciones a una televisión alemana, Roth, nacido en Stuttgart en 1955, explicó que había sentido el triunfo del Brexit «como una derrota personal». También lamentó que durante la campaña del referéndum se utilizase lo que calificó de «retórica de guerra», a su juicio demasiado agresiva. «Para mí, Europa simplemente es sinónimo de paz», afirma, y ha reconocido que tras la guerra se sintió avergonzado de ser alemán por los crímenes nazis y que el ideal europeo le ofreció un refugio anímico y moral.

El museo ha iniciado el proceso para buscar a un sustituto para quien fue el primer extranjero al frente del grandioso V&A, una de las estrellas de la calle de museos de Kensington, vecino del de Historia Natural y el de Ciencias.

El director saliente deja ya en marcha otra exposición que se intuye muy popular, la que se dedicará el año que viene a Pink Floyd. Este miércoles se presentará una sobre los discos publicados entre 1966 y 1970, la era de oro del pop británico, titulada «Me dices que quieres una revolución», en alusión a la estrofa que abre la canción «Revolution», compuesta por John Lennon para The Beatles.

Lo cierto es que el V&A parecía estar en momento dulce, lleno de proyectos. Fundado en 1852, fue un fruto feliz del optimismo victoriano y ha acabado por convertirse en el mayor centro expositivo del mundo de artes decorativas y diseño. En su inmenso edificio de South Kensington conviven camas de época con esculturas de Rodin, pasando por cuadros de Turner o budas milenarios. El programa de reinvención del V&A se lanzó en 2001 y desde entonces hasta 2009 ganó 26.000 metros cuadrados más para galerías y sacó brilló a muchas salas donde las colecciones languidecían. El próximo año llegará un nuevo estirón, con la apertura de la enorme excavación acometida en la calle Exhibition Road, donde se ha horadado el equivalente a diez piscinas olímpicas (22.000 metros cuadrados de tierra removida) para crear nuevas salas. Esa zona de South Kensington es conocida como Albertopolis, en honor al príncipe Alberto, el malogrado marido de la emperatriz Victoria, y allí se agrupan el Museo de Historia Natural, el de Ciencia y el Royal Albert Hall, lo que atrae a millones de turistas cada año.

Con la excavación de Exhibition Road se ha logrado abrir una nueva plaza entre las alas del museo, que permitirá ver desde la calle elegantes fachadas de Grado 1 de preservación que hasta ahora quedaban ocultas a los ojos de los paseantes. La plaza será de porcelana, con 14.500 azulejos, y servirá de gran entrada para las nuevas galerías subterráneas que se han ganado.

El gran patio llevará el nombre de la familia Blavatnik, en gratitud a la donación del magnate judío nacido en Odessa, de nacionalidad estadounidense y vecino de Londres. La lista de ricos del «Sunday Times» lo proclamó el año pasado a Leonard Blavatnik el mayor plutócrata del Reino Unido. Vive en una casa en Kensington Palace Gardens, como Abramovich, valorada en más de 240 millones de euros y es uno de los mayores filántropos culturales de Gran Bretaña.

El plan del V&A ha requerido de 62 millones de euros, de los que el 95% han procedido de donaciones, mayormente de la lotería nacional y patrocinadores. La nueva sede del Este de Londres se ubicará en el Parque Olímpico Reina Isabel, frente al celebrado centro acuático de la arquitecta iraquí Zaha Hadid, recientemente fallecida. El museo tendrá siete plantas y supondrá una oportunidad de dar salida a la inmensa colección del V&A, con dos millones y medio de objetos, que ahora no se pueden exponer en su totalidad por falta de espacio.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios