Cultura - Arte

La ampliación del Museo Freud de Viena, en marcha

El objetivo es poder atender mejor la creciente demanda de visitantes de todo el mundo, mejorando la primera planta y rehabilitando el resto del edificio

Interior del Museo Freud de Viena
Interior del Museo Freud de Viena - EFE

El Museo Sigmund Freud de Viena ha anunciado una importante ampliación de sus instalaciones de aquí al año 2020, para atender mejor la creciente demanda de visitantes de todo el mundo.

«Con más 90.000 visitas al año en la actualidad tenemos que convertir el apartamento dónde vivía Freud en un museo de verdad», ha explicado Franz Jurkowitsch, presidente de la Fundación Freud, un organismo privado que gestiona el legado del afamado «padre del psicoanálisis».

El Museo, situado en la vivienda privada donde Freud vivía y atendía a sus pacientes, registró en los últimos años un notable aumento de visitantes, que crecieron a un ritmo del 10 por ciento interanual para rozar probablemente los 100.000 este año.

Historia del museo

El Museo Freud ocupa la primera planta del edificio donde residía el neurólogo vienés con su familia desde 1891 hasta su huida a Londres en 1938, tras la ocupación nazi de Austria.

«A la edad de 82 años abandoné mi casa en Viena como consecuencia de la invasión alemana y vine a Inglaterra, donde espero acabar mi vida en libertad», relató el propio Freud en la única grabación de su voz que se conserva.

Freud nació en el seno de una familia judía en Pribor, localidad del antiguo imperio austrohúngaro, hoy en la República Checa. Murió en septiembre de 1939 en Londres, pocas semanas después del inicio de la Segunda Guerra Mundial.

Objetivo de la ampliación

El propósito de la ampliación del museo, que comenzará previsiblemente en 2018 y acabará en marzo del año 2020, es mejorar la primera planta y rehabilitar el resto del edificio para dar espacio a una cafetería, una biblioteca, una sala de ponencias, un ascensor, un guardarropa y servicios, convirtiendo así todo el edificio en un museo.

«El ascensor servirá para que las personas con necesidades especiales puedan disfrutar de las instalaciones y de las habitaciones privadas de Freud», ha explicado la directora del Museo, Monika Pessler.

«El propósito es mejorar la primera planta y rehabilitar el resto del edificio »

La rehabilitación aumentará la superficie del museo de 280 a 400 metros cuadrados, mientras que en el resto del edificio el espacio disponible aumenta hasta 800 metros cuadrados, al habilitar la segunda planta.

«Eso nos permitirá reubicar en una sola habitación los aproximadamente 40.000 ejemplares de nuestra colección de obras sobre el psicoanálisis, la más grande de Europa», indica Pessler.

Además, esta planta se usará para realizar eventos de arte y de psicoanálisis, incluyendo presentaciones de libros y conferencias.

Financiación

La ampliación del Museo Freud costará unos estimados 5 millones de euros. «La previsión es que el gasto se afronte a partes iguales mediante financiación privada, el gobierno estatal y la ciudad de Viena», dijo el gerente comercial, Peter Nömaier.

Para Nömaier, una vez terminadas las obras el nuevo museo será «capaz de albergar entre 120.000 y 130.000 visitantes por año», un tercio más de los que recibe en la actualidad.

El Museo recibe todos los años turistas de 130 países, sobre todo alemanes, estadounidenses, británicos, italianos, españoles y argentinos.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios