Aspecto actual del cine Fulgor
Aspecto actual del cine Fulgor - ABC

Vuelve a resplandecer el cine Fulgor, el preferido de Fellini

La histórica sala, que fue reconstruida por el mítico cineasta en los estudios de Cinecittá de Roma para rodar «Amarcord» y se convirtió en símbolo mundial del arte cinematográfico, ha reabierto estos días en Rímini

Corresponsal en RomaActualizado:

En una época en que, por desgracia, se cierran salas de cine, Italia celebra la reapertura del histórico cine Fulgor, amado por Federico Fellini, en Rímini, al este de Italia. Se ha hecho coincidir este acontecimiento con el cumpleaños del maestro del cine italiano, que el pasado 20 de enero habría cumplido 98 años.

El Fulgor nació en 1914. La primera película que se proyectó fue «Histoire d’ un Pierrot», una filme mudo dirigido por Baldassarre Negroni e interpretado por Francesca Bertini. En esta sala vio su primera película Fellini. Después se convertiría en leyenda cinematográfica porque el realizador de «La dolce vita» la reconstruyó en los estudios de Cinecittá de Roma para rodar «Amarcord».

Desde entonces, el Fulgor es una sala símbolo mundial del arte cinematográfico. Por ello, en la inauguración estuvo presente el ministro de Bienes Culturales, Dario Franceschini: «El cine Fulgor que hoy renace es bellísimo. Es el primer paso en la creación del gran Museo Fellini, que junto con la ciudad de Rímini el Estado ha decidido financiar. Es un reconocimiento a uno de los personajes más grandes de la cultura y del cine italiano. Espero que así Fellini pueda ser conocido un poco más por los jóvenes, ya que en nuestro país tenemos la memoria corta. Fellini permanecerá siempre», concluyó el ministro Franceschini.

El Fulgor, que estuvo cerrado durante diez años, cuenta ahora con dos salas, una con capacidad de 190 butacas. Los nuevos espacios han sido rediseñados por el escenógrafo Dante Ferretti, que ha ganado tres Oscar y trabajó con Fellini en seis películas. «Debo agradecer a Federico Fellini por todo lo que he hecho. Gracias a él fui llamado en Estados Unidos», ha manifestado Ferretti, quien con humor ha recordado la capacidad de fabular de Fellini: «Aparte del trabajo, lo que recuerdo de Federico es nuestra convivencia cotidiana, su inventarse mentiras: Su mujer Giulietta decía que aparecía rojo cuando decía la verdad».