Cultura

Víctor García de la Concha: «El Cervantes necesita tener más autonomía»

El director de la institución se retira convencido del trabajo con América

Víctor García de la Concha, director del Instituto Cervantes
Víctor García de la Concha, director del Instituto Cervantes - DE SAN BERNARDO

Víctor García de la Concha (Villaviciosa, 1934) lleva dirigiendo el Cervantes desde 2012 y antes hizo una gran labor como director de la RAE durante doce años para consolidar con los países de América la unidad del idioma. Llegó con el mayor recorte al presupuesto (un 38%) y se hizo célebre su receta: «Tendremos que hacer más con menos». Podría decirse «que hemos hecho mucho», asiente.

Entre sus logros está el Siele, el Servicio Internacional de Evaluación de la Lengua Española, certificación internacional, con las Universidades de Salamanca, Buenos Aires (350.000 alumnos) y la UNAM (270.000 alumnos). Antes firmó un ambicioso acuerdo con el Instituto Caro y Cuervo colombiano y con las Academias armericanas. Su anunciada marcha del Cervantes, que confirma a ABC, desata la pugna por la sucesión y ya se oyen nombres de dentro del Instituto o del Ministerio de Cultura.

Valora sobre todo el consenso político y asume la «promoción y difusión del español y su cultura, no solo la parte de academia de idiomas». Cita al presidente Rajoy cuando habló de la «corresponsabilidad» a la que hay que llamar a los países de Iberoamérica en este terreno, que ya tienen cursos de enseñanza de español, como Colombia o Guatemala.

Estados Unidos y China

Pero era consciente de que «la batalla por el español como lengua global se juega en EE.UU., donde llegaron, en 2015, 300.000 estudiantes chinos, 89.540 ingleses y 29.709 franceses. La migración asiática está superando a la hispana, así que hicimos el observatorio del español con Harvard para conocer la situación perfectamente». Una de las primeras conclusiones es que en Estados Unidos «debemos trabajar con los países americanos. La escuela de idiomas que fue el Cervantes queda lejos, formamos parte de un gran movimiento cuyo éxito depende de que podamos trabajar juntos con los países de Iberoamérica».

El próximo día 15, nos anuncia, se reúnen «con las 70 mejores universidades de Iberoamérica para promover el español, no solo enseñarlo, crearemos un campus virtual del español. Todo con América».

El otro polo relevante, a sus ojos, es China, donde las universidades son la puerta de entrada a un país que no permite más que un centro por país. «A todo esto es a lo que el Cervantes debe servir, y servir no es mandar, es promover la asociación y dar ayuda».

En la nueva etapa «toca reforzar el consenso, porque la lengua es de todos. Hace falta más ayuda económica, porque no podemos seguir así, se necesita dinero para mostrar la cultura. Pero es que el 67% de las actividades de estos años se han hecho con las naciones americanas en estos años. Por último, necesita más autonomía, porque la burocracia es tremenda. Crear el Siele fue tremendo, cada paso necesita muchas aprobaciones».

Una última idea es básica: «No se puede plantear un solo modelo de Cervantes, sino que hay que amoldarlo a las distintas zonas. No es lo mismo estar en Estados Unidos que en Brasil, donde vamos de la mano de Argentina».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios