El río Draa de Marruecos, en cullos valles se encuentran muchos de los sitios rupestres del país
El río Draa de Marruecos, en cullos valles se encuentran muchos de los sitios rupestres del país - Wikipedia

Los tesoros rupestres de Marruecos, en peligro por la desprotección y la destrucción vandálica

La mayoría de los yacimientos no cuentan con protección física de ninguna clase y su acceso está totalmente abierto; además, la indefinición legal sobre su estatus hace que se sacrifiquen a veces en provecho de obras públicas como el ensanchamiento de una carretera

Actualizado:

El patrimonio rupestre o de fósiles en Marruecos, que se concentra principalmente en los valles del sur cercanos al desierto del Sáhara, sufre de desprotección y falta de visión para una explotación futura, según alerta hoy el diario «L'Economiste».

En un extenso reportaje de varias páginas, el diario cita los diversos problemas que encuentran estos sitios rupestres, que abarcan desde piedras con pinturas o grabados de fauna, yacimientos de fósiles raros o túmulos funerarios pre islámicos, localizados sobre todo en los valles de los ríos Draa y Ziz.

La mayoría de estos sitios no cuentan con protección física de ninguna clase y su acceso está totalmente abierto; además, la indefinición legal sobre su estatus hace que se sacrifiquen a veces en provecho de obras públicas como el ensanchamiento de una carretera.

A esto se añade la multitud de administraciones que tienen algo que decir sobre este patrimonio: el Ministerio de Cultura, el Ministerio de Energía y Minas (donde se centraliza la explotación de canteras), las municipalidades y hasta propietarios privados de terrenos.

Destrucción vandálica

Comoejemplos flagrantes de esta desprotección, el diario cita la destrucción vandálica de unos grabados de discos solares preislámicos en 2013 en la región de Zagora, o el presunto pillaje de un yacimiento de fósiles con camiones que buscan sencillamente material de construcción en Tinzouline, ambos en el sur del país.

A semejanza de los parques de huellas de dinosaurios en Europa, el diario propone la promoción de lo que llama «geoturismo», una especie de rutas especializadas en la visita de sitios de arte rupestre o de riqueza paleontológica.

Esos circuitos posibilitarían una implicación de la población local, que podría así aprovecharse de los beneficios generados, y serían potenciales receptores de ayudas de la UNESCO, siempre que las autoridades preparen expedientes de cierta solidez para solicitar su inscripción en algunas de las listas de protección patrimonial.