Top

Cultura

¿Por qué es necesario un Ministerio de Cultura independiente de Educación? (III)

Yvonne Blake, Antonio de la Torre, Eduardo Dávila Miura, Mercedes Monmany, Félix de Azúa, Jesús Cimarro, Paula Ortiz, Antonio Colinas, Jaime Siles y Alberto Olmos reivindican un ministerio independiente

AnteriorSiguiente
  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. 4
  5. 5
  6. 6
  7. 7
  8. 8
  9. 9
  10. 10
Navegue usando los números

Yvonne Blake

Yvonne Blake- Jesús Signes
- Actualizado: Guardado en:

«Me gustaría un Ministerio único de Cultura, separado de Educación y Deportes porque las tres carteras son tan importantes que es imposible hacer un buen trabajo con tanta responsabilidad».

Antonio de la Torre

Antonio de la Torre- De San Bernardo
- Actualizado: Guardado en:

«Cuanta mayor especificidad, mayor capacidad de gestión y por tanto mayor eficacia. Pero eso solo será viable si se dota de medios, presupuestos e independencia a ese Ministerio. Todo lo demás sería una operación cosmética. En cualquier caso para mí cultura y educación son dos pilares indispensables para la libertad democrática de una sociedad».

Eduardo Dávila Miura

Eduardo Dávila Miura-
- Actualizado: Guardado en:

«La cultura es lo más importante que tiene un pueblo y merece tener su propio ministerio. Lo que la cultura aporta a una sociedad está por encima de muchas otras facetas»

Mercedes Monmany

Mercedes Monmany- J. M. Serrano
- Actualizado: Guardado en:

«Un Ministerio de Cultura independiente y separado de Educacion y Deportes me parece absolutamente imprescindible en estos momentos. Mucho mas que eso: urgente. Y lo es porque la cultura representa la esencia e identidad de un pais. Con ella mostramos nuestros mejores y mas exportables valores, que nos unen a todos por igual. Especialmente en un caso como el español. Nuestro ingente patrimonio -obras de arte, creadores de todos los campos, un idioma universal e importantísimo- es necesario que sea atendido como merece. Somos además un puente fundamental e insustituible, que no tiene que ser despreciado en ningun momento, entre Europa y América».

Félix de Azúa

Félix de Azúa- Ignacio Gil
- Actualizado: Guardado en:

«Si en algún lugar es imprescindible un Ministerio de Cultura que sólo se ocupe de la cultura es en España. Todos, insisto, todos nuestros problemas políticos son el fruto de la incultura, de la ignorancia y del desprecio por la inteligencia. Son muchos siglos de dictadura eclesiástico analfabeta. A mi entender aquello de «Cultura y Deporte» me parece un insulto y un signo de tercermundismo. Malraux debía de morirse de risa en su tumba».

Jesús Cimarro

Jesús Cimarro- Efe
- Actualizado: Guardado en:

«El hecho de que los Ministerios de Cultura y Educación confluyan en uno solo, históricamente, ha dado lugar a que uno haga sombra al otro siempre en detrimento de las artes, quedan difuminadas. Siempre que la cartera de Cultura ha estado sentada en el Consejo de Ministros ha tenido más protagonismo que unida a Educación».

Paula Ortiz

Paula Ortiz- Fabián Simón
- Actualizado: Guardado en:

«La necesidad de un Ministerio de Cultura en nuestro país demuestra por parte del estado la necesidad de entender la cultura como una raíz y no como una flor. Se trata de cuestiones pragmáticas, presupuestarias, por supuesto, es necesario que la cultura cuente con los recursos propios y suficientes. pero también, mucho más allá de eso, esta cuestión plantea la necesidad de integrar por fin la concepción de que la cultura es, no sólo la gran herramienta para la creación identitaria, si no también la gran herramienta para la supervivencia de una sociedad y sus ciudadanos, como individuos y como tribu, de una manera saludable, crítica y profundamente alegre. Un Ministerio de Cultura propio podría plantearse por primera vez un proyecto cultural de país, proyectado hacia el futuro rico, poliédrico y hondo. Y en España ese es uno de nuestros grandes retos para una supervivencia solidaria».

Antonio Colinas

Antonio Colinas- Francisco J. de las Heras
- Actualizado: Guardado en:

«Soy, sin ninguna duda, partidario de la existencia de un exclusivo Ministerio de Cultura. Entiendo la cultura –entre otros muchos valores que ésta posee– como un concepto en el que está integrada la educación. Así que, en realidad, habría que hablar –de ser doble la institución– de Ministerio de Cultura y Educación. La cultura está en el origen de los tiempos, de las civilizaciones; supone el cultivo del ser humano en suintegridad. Cultura es educación, pero también arquitectura, arte, literatura: creatividad. De la falta de esta visión proviene el lamentable o parcial concepto que de ella se tiene entre nosotros. De ahí el que se den situaciones como la de que, a la hora de las crisis económicas, se comience por perseguir o recortar la cultura. Una labor que muchas veces comprende lo que yo reconozco como “misiones pedagógicas”; es decir, todas aquellas actuaciones, muchas veces desinteresadas, que ejercen (en soledad) los creadores. España es, sobre todo, conocida en el mundo por su cultura, por la labor de sus creadores. De ahí la necesidad de darle prioridad por medio de un exclusivo Ministerio de Cultura».

Jaime Siles

Jaime Siles- Rober Solsona
- Actualizado: Guardado en:

«Por muchos vasos comunicantes que tengan, Cultura y Educación son cosas pero que muy distintas, que no pueden ni deben confundirse y que han de ser atendidas por Ministerios diferentes, dirigidos, cada uno de ellos, a cumplir su no menos diferente función. Francia ha sido ejemplar en esto y, gracias a ello, ha logrado un alto nivel cívico-cultural, que aquí desde luego nos falta. El Ministerio de Educación debe ocuparse de la formación escolar, profesional y académica de sus ciudadanos, procurándoles los medios y modos mejores para ello. El Ministerio de Cultura debe proteger el patrimonio nacional en todas su vertientes ( científica, artística, literaria, musical, cinematográfica, teatral etc.), manteniendo lo mejor de nuestras creaciones y dándolas a conocer mediante las bibliotecas, los museos, los auditorios y salas existentes. Pero también debe apoyar las nuevas creaciones, sin las cuales ni se clasiciza lo verdaderamente nuevo ni se actualiza lo clásico anterior. Lograr ese difícil equilibrio es tarea de un Ministerio de Cultura, que nunca debe ejercer de comisario político sino de vehículo y cauce de la creación, que siempre ha de ser libre».

Alberto Olmos

Alberto Olmos- Ernesto Agudo
- Actualizado: Guardado en:

«Un ministerio de Cultura independiente ayudaría mucho a que los ciudadanos comprendan que la Cultura necesita una casa y un cuidado, algún mimo propio, pues abarca suficientes sectores e intereses como para necesitar toda una cartera en exclusiva. Mezclar Cultura y Educación es como mezclar Deportes de Riesgo y Educación Vial. Uno podría decir, con Umbral, que la Cultura es lo opuesto a la Educación. Por otro lado, aunarla con Deporte ya no quiero pensar qué símil demencial me sugiere. A nadie se le ha ocurrido poner un gimnasio en las bibliotecas, creo».

AnteriorSiguienteToda la actualidad en portada
publicidad

comentarios