Vídeo: El CNI descifra el Código del Gran Capitán - BNE

Un investigador del XIX resolvió parte del código del Gran Capitán

La Biblioteca Nacional custodia 53 cartas del genio militar. Entre estos documentos se encuentra una misiva parcialmente decodificada y los restos de una tabla que ya había apuntado varias claves para leer sus comunicaciones secretas con Fernando de Aragón

Actualizado:

El logro del CNI impulsó ayer una pequeña revolución en la historiografía. La rica correspondencia cifrada entre Fernando el Católico y Gonzalo Fernández de Córdoba, el Gran Capitán, imprescindible para entender los orígenes del Imperio Español, descansaba en el lugar de los imposibles. Hasta ahora nadie había tenido éxito al descifrar su código secreto con el objetivo de transcribir sus cartas. De hecho, en una de las misivas que conserva la Biblioteca Nacional –tiene en su haber 53 cartas del Gran Capitán, que obtuvo de la colección de Pascual de Gayangos, un erudito del siglo XIX– puede verse un intento de resolver el enigma. Son unas anotaciones a lápiz encima de sus códigos, que parece que nunca llegaron a buen puerto.

Tabla con parte del código resuelto
Tabla con parte del código resuelto- BNE

Pero hay más. El fondo de Pascual de Gayangos tiene una mezcla de cartas del XVI y copias del XIX. Entre estas páginas novecentistas figura una tabla de correspondencia que algún estudioso de la criptografía encontró y copió, aunque está incompleta, tal y como puede verse en la edición de papel de ABC de hoy. Un profesor granadino, Arturo Quirantes, afirma que Gustave Bergenroth fue quien rompió parcialmente la clave del Gran Capitán por aquel entonces. Incomprensiblemente, el hallazgo que relata el profesor no fue puesto a disposición de los especialistas en esta época. De hecho, en la encuesta realizada por ABC hoy entre los más destacados conocedores del siglo XVI español se constata que ninguno de ellos tenía noticia de la tabla. Pero la historia ha sido completada hoy en El Confidencial por Julio Alarcón, que ha investigado las andanzas de Bergenroth y aporta la identidad del copista de la tabla custodiada en la BNE: Nemesio Alday.

Los fondos de Gayangos, entre los que se encontró este documento, fueron digitalizados hace dos o tres años y se encuentran a disposición del público en la web de la Biblioteca Nacional. El jefe de manuscritos, Javier Docampo, confirmaba ayer que en el proceso de catalogación no se había detectado ni utilizado esta tabla para la investigación de las cartas. Ni los propios responsables de la digitalización de manuscritos de la institución habían reparado en ella con detalle. Ahora es el turno de los historiadores para lograr una transcripción completa.

Una de las cartas codificadas del Gran Capitán, con anotaciones en lápiz que intentan resolver el código
Una de las cartas codificadas del Gran Capitán, con anotaciones en lápiz que intentan resolver el código - BNE

Las partes que se conservan del hallazgo de Bergenroth confirman el acierto del CNI, que ha llegado a resolver el código por medio de otras cartas, las del duque de Maqueda, una colección de originales que pudo verse en la exposición del Museo del Ejército en 2015.

Además, el éxito del CNI ha sido también el de poner sobre la mesa la necesidad de resolver los códigos del Gran Capitán para entender del todo una época imprescindible de la historia de España. De alguna manera, ha agitado el mundo de la investigación, que tiene mucho que revisar. Cuentan que en el Archivo de la Corona de Aragón hay legajos enteros de documentos cifrados del Rey Católico y Fernández de Córdoba y que en el Archivo de Simancas los papeles del mismo estilo no son pocos: hay un montón de enigmas que ahora podrían resolverse. Ya lo dijo ayer el biógrafo del genio militar, José Enrique Ruiz-Domènec en ABC: «Este logro es la llave para acceder a un nuevo fondo en el que conoceremos las intenciones reales y la cultura política del momento en el que eclosiona la época moderna». No es poco.