Ignacio Peyró: «Ya impulsamos con el British Council el español en las aulas británicas»

Ignacio Peyró, director del Cervantes de Londres, augura una creciente colaboración

VALLADOLIDActualizado:

Si Shakespeare y Cervantes se hubieran conocido en realidad en el Valladolid de Felipe III, le habría sido más fácil conversar en español tras el anuncio realizado hace escasos días por el British Council. Esta institución inglesa, una de las más respetadas del mundo, dictaminaba en noviembre la importancia de estudiar español tras el Brexit. Desde su llegada en el mes de octubre a la dirección del Instituto Cervantes de Londres, Ignacio Peyró señala que «el Cervantes es una institución muy virtuosa. Cuida muy bien del dinero del contribuyente. El nivel de profesionalidad y motivación es muy alto. Es una de esas empresas españolas, empresa en el sentido del espíritu, en que españoles de la más diversas tendencias pueden sumar esfuerzos por un bien común y superior». El Cervantes es uno de los baluartes del español en el mundo. En los diferentes países en los que tiene sede «estamos muy bien considerados entre los institutos culturales y tenemos buena llegada al mundo académico», asegura el autor de «Pompa y circunstancia: diccionario sentimental de la cultura inglesa».

Respecto a la importancia de esta nueva del instituto británico, Peyró lo explica de la siguiente manera: «El British Council es del año 34, nosotros del 91. El Cervantes es una historia de éxito de la España constitucional. La España que quiere abrirse al mundo y mostrar sus tesoros. Es una iniciativa panhispánica. Estamos con Borges y Bioy tanto como con Calderón».

Pero, para el director, la declaración del British Council y la estrategia que se pondrá próximamente en marcha «es un espaldarazo impresionante en términos simbólicos. Hace unos años no nos hubiéramos atrevido a fantasear con ello siquiera. La demografía va con el mundo que habla español. Como éxito de diplomacia es muy importante, hay que tener en cuenta el enorme reconocimiento que tiene el British Council. Y es que el B.C., que emite pocos informes, redacte uno de cuarenta y tantas páginas en el que se dictamina que las lenguas más necesarias para los británicos son el español en primer lugar, en segundo el mandarín y en tercero el francés, es clave», asevera. «Cervantes y British Council coincidimos: el español es la lengua más necesaria tras el Brexit y ya estamos impulsando conjuntamente el español en las aulas británicas».

Escándalo de los lazos amarillos

Toda esta labor no deja de verse ensombrecida de vez en cuando por anécdotas como la de los independentistas dispuestos a llamar la atención que aparecieron en una de las sesiones de cine del Cervantes, el día de la Constitución, con lazos amarillos en la solapa. «Somos una institución de la España constitucional al servicio de la España constitucional. Punto. Eso lo tiene claro todo el mundo, sea cual sea su ideología. Y no vamos a dejar que nos manipule nadie, con lazo o sin lazo», observa Peyró.

De vuelta a la importancia del idioma, cree que «la España contemporánea ha sido muy responsable esto. En veinticinco años se han abierto cien centros, ha sido un esfuerzo muy importante», especifica respecto al número de sedes con las que cuenta hoy el Instituto Cervantes alrededor del mundo. «Tenemos unas instituciones que cuidan mucho del español. Por el mundo tenemos gran prestigio incluso a ojos de la lengua. Y es que la nuestras es una de las poquísimas lenguas globales que hay. Otras culturas viven encerradas en las limitaciones de su propio idioma…», añade.

Por suerte, concluye, «el mundo piensa en español».